"Monicacos"


Desde que los reyes anticipados me han echado la tabletita gráfica estoy como un nene con zapatos nuevos. Bueno, mejor, “con caja de pinturas nueva”.
¡Y qué caja! tiene todo lo que la nena puede desear:  lápices de colores, ceras, acuarelas, óleo, papeles y lienzos de todas las calidades, pegatinas, plumas y rotuladores…¡y cien mil añadidos técnicos!

Bocetos de un personaje, movimiento y color

No es ningún secreto que siempre me gustó dibujar, por libre, del natural o sin naturaleza, mayormente muñecos que poco a poco han ido cogiendo movimiento y volumen, pese a su nacimiento en los tedios de clase -todas las clases en las que fui alumna, desde Primaria a Doctorado.
Me ayudó también el aprender con un maestro artístico unas técnicas que tienen que ver con la acuarela (pero no lo son) o el óleo (pero tampoco). Fue el señor Carlos Maroto, decorador de cerámica artística, de Aranjuez, que sigue haciendo cosas llenas de colorido y con la sorpresa que proporciona el toque final, que se encarga de darlo el fuego.
Y yo sigo, ahora con ayuda de la tableta que me permite ejecutar los movimientos de muñeca como si fuera sobre papel, con la diferencia que es sobre pantalla y que la pintura no mancha y se puede borrar todo lo que uno quiera sin estropear el soporte.

Inacabado

¿Monigotes? Ya no sé como llamarlos: monos, “esnaguis” (porque al principio los hacía mediante un programa de capturas de pantalla (SnagIt) limitado en cuanto a estas prestaciones.
Ahora uso ArtRage Pro 3, aunque también tengo el Corel Painter essentials 4, que proporciona también resultados gratificantes.
De momento… estoy metida en “historietizar” unos sketches que tenía dibujados desde que en el 2000 visité Donegal.
No sé lo que llegará a ser, pero me gusta lo que he hecho hasta ahora.

Grupo sin fondo

Post-post y añadido: “monicacos” llamaba despectivamente cierto personaje familiar a mis creaciones. Ya no puede alcazarme su desprecio, pero quiero que conste que fue eso lo que me hizo persistir en la dibujancia. Y estos son los resultados (y mis poderes).