Fin de semana con AdR


Tranquilos, que las siglas no corresponden a ninguna enfermedad ;))

Se trata de Amigos del Románico, la asociación cultural a la que me he unido.

Amigos del Románico desempeña una labor de difusión y profundización en el conocimiento de tan apasionante etapa de la Hª del Arte desde 2004. A pesar de su “juventud”, se trata de una asociación seria, con miemrbos de intereses y edad parecidos a los míos y que cuenta con conocedores “lujosos” del tema para dirigir las visitas a los sitios, como hemos podido comprobar este finde  en Ávila.
Además, la asociación realiza labores de catalogación, inventariado y restauración de edificios románicos; publica libros y revistas y… se “curra” en todos los aspectos la organización de estas excursiones para socios.
Bueno: todo lo que querais saber sobre ella, lo podeis ver en su web pública.
Pero lo interesante es el contacto con el mundo medieval, plasmado en estructuras maravillosas, problemáticas, ingeniosas, suntuosas… como S. Vicente de Ávila, que me ha sorprendido por lo bien conservado, por el color que todavía es visible, por la tremenda altura de todo el edificio, construido sobre un desnivel y un lugar sagrado desde… ¿desde cuando?
Un mundo del que todavía podemos apreciar la luz, el color, la textura de las imágenes y las condiciones de los espacios sagrados, maravillosamente articulados. El momento en que Occidente fue testigo de una civilización enteramente entregada a lo sacro.
Sí, sí, no me pongais esas caras: a lo sagrado, aunque fuese en medio de sangre, traición, peste y juerga.
¿O es que nos creemos que solo es posible civilización cuando hay “paz”? Si es así, ¡mucha Historia nos queda por estudiar!