Las chicas son guerreras


Medb, representación post… eh…

Esta entrada algo antigua de uno de los blogs sobre temas célticos medievales que merece la pena seguir es un buen ejemplo de cómo hay que tomarse los textos «célticos» -es decir, irlandeses y escoceses- en relación con un asunto taaan fino: ¿mujeres guerreras?

Algunos, se toman cualquier cosa del Táin o del Leabhar Gabhala al pie de la letra, sobre todo cuando -ahíto de ideología- se adentra en tales berenjenales sin un poquito de práctica en el inglés (he dicho inglés, no céltico ni muchísimo menos gaélico, medieval o de anteayer ¡eso ya sería pedir naranjas al fondo del mar!).

¿Existeron mujeres guerreras entre los Pictos y de contera, entre los celtas? El autor lo duda de una manera muy sana: basándose en la inexistencia de evidencia más fuerte que la proporcionada por los relatos literarios.
Que un relato literario hable de mujeres guerreras, pongamos por caso, Medb (¡muy bueno el comentario acerca del Táin!), quiere decir poco menos que nada.
Interpretar los relatos irlandeses como «recuerdos» de una lejana era, aunque pueda ser moneda corriente, no es lo que tiene consenso entre los que conocen-mos el contexto en el que se originaron. Y no porque sea evidente la «mediación cristiana» -no, lo siento, a veces no es tan evidente: no fue nada «burda», sino tan sutil que se la metieron al mismísimo Kenneth Jackson y… hasta ahora.
A veces es simplemente porque no se pone en su contexto el mundo monástico en el que surgieron estas historias.

Powered by ScribeFire.

Un comentario en “Las chicas son guerreras

  1. Me temo mucho que la investigación académica rigurosa va a dejar cada vez menos sitio para la idealización, ideologización y politización de la Historia, cosa que a algunos debe dolerles mucho. Bien mirado, la lectura que hace el autor es buena: las fuentes históricas no nos hablan de mujeres celtas que fuesen guerreras de profesión, sino de mujeres que defendían sus casas en estados de emergencia. Claro, que eso no vende tanto como esa otra imagen politicorri y joligudesca. Pero bueno, Apiano no podía ser más claro al respecto:

    «Como emulación de los hechos de Viriato, muchas otras bandas de salteadores hacían incursiones por Lusitania y la saqueaban. Sexto Junio Bruto fue enviado contra éstos, pero perdió la esperanza de poder perseguirlos a través de un extenso país al que circundaban ríos navegables como el Tajo, Letes, Duero y Betis. (…) Con este propósito se dedicó a desvastar todo lo que encontraba a su paso, las mujeres luchaban al lado de los hombres, y morían con ellos, sin dejar escapar jamás grito alguno al ser degolladas».

    Pues eso, que las mujeres celtas Históricas no salían en busca de guerra, sino esperaban a que ésta llegase a las puertas de su casa porque eran… pues… amas de casa.

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.