Más de los Anales


Los Anales, como sabréis, son unas compilaciones de hechos destacados recogidos anualmente (de ahí su nombre) que se hacían en los monasterios.

En Irlanda sirvieron como fundamento de tradiciones posteriores y se pudieron editar durante el resurgimiento nacional (a finales del XIX y principios del XX) o por grandes investigadores de los denominados “Estudios Célticos”, bajo su peculiar punto de vista linguístico. Actualmente, se encuentran en estupendas ediciones digitales que una mira de cuando en cuando, para enterarse de noticias curiosas del pasado.

El motivo es que, al contrario que en otros lugares, la mayoría de estos anales están en lengua nativa, en gaélico y no en latín.

1.097. Hubo este año gran abundancia de avellanas por toda Irlanda, de manera que los cochinos de Irlanda engordaron. Algunas de estas avellanas duraron hasta después de dos años. Se le llamó “el año de las avellanas blancas” y un sexto de avellanas valía un penique (A. de los Cuatro Maestros).

En los Anales del Ulster se recoge por primera vez la misma noticia, escueta, pero con otros datos:

Una gran cosecha de avellanas hubo este año: hacía treinta años de otra cosecha de avellanas anterior a ésta (o sea: “el año de las nueces blancas”). Y un sexto (seiseadh) de avellanas podía comprarse por un penique.

Hay que señalar que los Cuatro Maestros trillaban de estos y de otros anales y compilaciones anteriores (ellos escribían en el s. XVII), por eso a veces repiten las noticias palabra por palabra.

file0001762448828

Y, claro, se trata de avellanas, no de nueces de nogal (desconocidas en Irlanda en aquel momento) ni de castañas (cnú francach). Ref. DIL Letra C. col. 270 l. 006