Una historia de amor y oscuridad


Fuente: A tale of love and darkness, 2015. Imdb

Este es el título del libro de Amos Oz que estoy leyendo estos días agitados y asquerosos, de calor y de moscardones cabrones, disfrazados bien de castigadores del mundo pecador, bien de salvadores de patrias inventadas, satisfactorias solo para ellos mismos, que relucen más que el sol.

Este es uno de los libros más asombrosos que he leído nunca. Os lo recomiendo encarecidamente.

En el huerto, en medio del paseo, había dos bancos, uno enfrente del otro, y era muy agradable ir allí cuando te apetecía estar sola y pensar en silencio, entre el canto de los pájaros y el susurro del viento murmurando con las ramas. Abajo, al final de la parcela, había una pequeña casa a la que llamábamos oficina, y allí, en la primera habitación, había una gran caldera negra para hervir la ropa. Allí jugábamos a que éramos prisioneras de una bruja mala, Baba Yaga, que cocinaba a los niños en la caldera. 

Qué extraordinaria riqueza de vocabulario, de descripciones, de símbolos, de sentimientos: el pan, los juegos, el paisaje, el sometimiento, la rebelión, la gravedad, los libros, la sencillez, la erudición, los escorpiones… La importancia que tienen los olores, las sombras y luces. ¡Los idiomas, hebreo, ruso, yiddish, polaco, alemán, hebreo moderno, inglés! En ellos se desarrollan las historias que le cuentan al narrador-protagonista, que son las historias de quienes tuvieron importancia en su vida.

¡Es impresionante!

No es una autobiografía al uso, o sí lo es, pero lo relatado por ellos u otros (o los relatos acerca de ellos, que en fin, son los antepasados del narrador) se superponen sin costuras, en un entrelazo abigarrado, que me parece tiene su símbolo en casas laberínticas, llenas de libros a su vez laberínticos, en vidas que experimentan continuos cambios -incluso cambios entre la realidad y lo narrado/escuchado de labios de distintos narradores de su familia.

El único viaje del que no se vuelve con las manos vacías es el interior. En el interior no hay fronteras ni aranceles, se puede llegar hasta las estrellas más lejanas.

Para detalles biográficos del autor, os recomiendo la entrada de wikipedia en inglés; en español la parte mollar de la wiki-biografía la ha debido redactar un traductor automático y no la entiende ni su pastelera madre.

En 2015 se realizó una película basada en el libro, co-producida entre Israel-EEUU y dirigida por Natalie Portman, que es de Jerusalén. La peli no tiene mala pinta… pero el libro, ¡madre mía el libro…!

Bueno pues: en este enlace lo tenéis entero a vuestra disposición.

Ojito que es gordo. Pero en compensación, se puede convertir rápido a e-pub mediante la nube de kindle.

¡A leer, borreguillos!