Libros y Tesoros


Tesoro_de_Villena
https://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/7/7a/Tesoro_de_Villena.jpg

Con motivo de la presentación del libro de una amiga, he pasado el primer fin de semana de Noviembre en Villena, ciudad que no me imaginaba ni tan montañosa, ni tan a la medida humana.

A pesar de ser pequeña, posee unas fiestas asombrosas, marcadas por el color, la música y la imaginación. En ellas participa todo el mundo mediante las familias, las asociaciones, los comercios y los barrios, en un derroche de imaginación y tiempo dedicado a las cosas que hacen el Arte: lo hermosamente efímero. Lo sé porque me lo ha dicho mi amiga, que participa como los demás vecinos en esa fiesta llena de colorido y música, los “Moros y Cristianos”.

Fuente: wikimedia commons

Bueno, también tiene unos churros para desayunar que quitan el sentío a una a la que normalmente no le gustan los churros. Del “arroz pinosero” hablamos otro día 😉

Pero lo más llamativo que tiene la ciudad es un tesoro datado en la Edad del Bronce, cuyo hallazgo en los años 60 ya es bastante “novelero” como para suscitar interés. En la wiki lo detallan, pero la verdad es que resulta más fascinante escuchar la narración del locutor en el blanco y negro del NODO de los años sesenta, que repiten como aperitivo para los visitantes en el Museo.

El tesoro y su peripecia anterior al descubrimiento (o sea su fabricación, origen y ocultación hace 3.000 años) es el motivo principal del libro de mi amiga, con lo cual la visita al pequeño Museo donde se alberga es obligatoria. Además, doblemente obligatoria para cualquiera que, como yo, sea aficionado a la Arqueología. Y un complemento delicioso y fascinante a la lectura del libro: “La Premonición de Safeyçe”.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Tal es el título de la novela de cuya génesis la autora me hizo partícipe desde tempranas etapas de la creación.

El resultado de la escritura es un libro lleno de imágenes y sugerencias, que se lee como un clásico de aventuras: viajes a lo desconocido en la geografía y en el interior de los personajes, sencillos y creíbles, traiciones, envidias, humor… Los dibujos de dos jóvenes artistas villenenses que lustran algunas páginas (y la portada) aumentan esa sensación de sencillez. Y todo esto desarrollándose en una época bastante inusual para las novelas “históricas”, como es la Prehistoria. La autora se ha documentado estupendamente y no solo consultando a aficionadillos como ésta que lo es, sino recurriendo a profesionales de la Arqueología y a (docenas de) buenas lecturas, aconsejadas por especialistas.

Por eso, para ser una primera novela, es un trabajo perfecto para imaginarse un mundo desaparecido pero fascinante: aquel en que gente que vivía en chozas de adobe era capaz de crear maravillas técnicas y artísticas como las que se exponen en el pequeño museo local. Al fin y al cabo es para imaginarse otros mundos para lo que escribimos novelas, ¿no?

Os recomiendo leer el libro -se consigue en librerías locales y entrando en la página oficial de “La Premonición de Safeyce” en Facebook.