Sin otras palabras


Hace pocos días pensaba que tras escuchar el Journey de Mark Eliyahu nadie podría matar y que me habría gustado que lo escucharan en Andoain, donde todavía reciben como héroes, por haber ayudado a matar.

No me atreví a contárselo a nadie, pero espantada por lo que he conocido, lo hago.

(Maite Pagazaurtundúa)