Anillo


Frank Stein estaba a punto de besarla cuando el anillo de la turquesa se le escurrió de los dedos y fue a parar a la charca.
El metió inmediatamente la mano en el agua sucia, que había salpicado el nuevo traje blanco de Anabella. Era torpe, pero no tan tonto.
—Dranquila, buñeca, ya lo henKontrado.
El grito que dio Anabella cuando él le puso un sapo en el dedo anular, debió de oírse en Patagonia.
¡Nunca harían buena pareja aquellos dos!

2 comentarios en “Anillo

    • Este no es más que un ejercicio sobre el tema “monstruo torpe” y “amor”. Confieso sinceramente: no he visto la película. Gracias por comentar, Dª Vie.

      Me gusta

Los comentarios están cerrados.