Volvamos


¡Uf, qué retraso de blogo llevo!

Y no digo nada del “otro”, el editorial…

Se llama depresión de primavera. Y ojo útil empeñado en hacerse inútil con tanto lagrimeo y conjuntivitis. En fin: ya vamos pa’viejas.

Hasta se me ha pasado blogo-celebrar el día de San Patricio, que me lo tomé con pachorra irlandesa y amigos. No así Vox Hiberionacum, que les mandó un zapatillazo a los que lee(mos) demasiado por encima las fuentes (irlandesas). En su tuitele les manda algo más que zapatillazos; pero como yo no tengo tal máquina (ni falta que me hace) lo leo, me parto y me mondo, y nada más.

Esta primavera está dejándome muy perezosa. A pesar de todo, sigo escribiendo -hay un proyecto a medio gas- especialmente los relatos breves de los que tenéis una muestra en el menú “Relatos breves”. También dibujando, con la gran noticia que pronto saldrá a la luz: ¡Zurdo ha vuelto! por segunda vez.

El también, con algo de depresión causada por elementos incomprensibles de su personalidad virtual y mágica.

(El señor que está detrás, tó asustao, no es Rajoy)