Suicidio lento


https://www.hoyesarte.com

Cuando vi este documental tan premiado, me quedó un sentimiento de desconcierto, más que de admiración por la hazaña. Ésta, es de las de decir “¡juerrr!” todo el rato. La verdad es que soy propensa a esa exclamación, sobre todo cuando veo documentales sobre máquinas ingeniosas, villas Barrocas o animales grandes.

Pero “Free solo“, me dejó desconcertada ante el desprecio por la vida que mostraba el protagonista, que no me parecía normal. A ver si me explico. Que no creo que el tipo sea un “anormal” o que, como dijeron algunos, su cerebro carezca de alguna conexión química que le impida ver el peligro.

Me la mandó un montañero

O que sea algo Asperger -no tengo ni idea de si eso cuadra en las características de este señor, o si tendría importancia que cuadrase-, o que esté como una cabra loca.

También recordé una entrevista en la que el protagonista decía (más o menos) que uno no se mata por hacer una vez o dos un solo integral, sino por hacer cien veces una via “fácil”. La repetición aumenta el riesgo de fallar.

Luego, en el transcurso del mes, se me olvidó la idea de dedicarle un post a la historia. Ayer precisamente borraba las últimas imágenes que tomé del ascenso, sobre la pantalla de mi televisor. Bueno, dejé esta.

Foto desde pantalla

Y hoy me he encontrado este artículo en el que describe el elemento que se me olvidó poner en juego: el egoísmo.

El egoísmo es una cosa humana tan normal que a veces no caemos en lo que implica. Biológicamente, todos (individuos y grupo) tenemos egoísmo en dósis variables. Y eso explica cosas de nuestra cultura y todo, fíjate…

Pero bueno, el artículo me ha hecho recordar varias cosas del documental: lo que dice la madre, lo que dice la novia, las caras de los cámaras del documental y uno de esos detalles rarunos en los que yo reparo cuando miro cosas.

Que el tío se lavaba la camiseta pateándola (pateándola) debajo del chorro de agua mientras se duchaba.

Ahora, pienso como una madre: ¿quién le lava a ese señor las camisetas? ¿no hay lavanderías cerca de donde vive? ¿No conoce una forma menos paleolítica de lavarse la camiseta, es decir: ponerla en remojo con jabón barato, darle un fruz-fruz y luego tenderla? ¿patea toda la ropa? (¡diosss, los pantalones de algodón de escalar!).

Desprecio por la ley de la gravedad como dice el articulista; por la de la limpieza… y sí, quizá también, por sus semejantes.