Edad Media del siglo XXI


Un viaje a la Edad Media pero no desde el punto de vista del historiador, ni de las fuentes escritas, ni de la Hª del Arte, ni siquiera del aqueólogo, sino del trabajador que respeta su oficio y ha decidido aprender más haciéndolo con sus propias manos. Y entonces, se embarca en un proyecto de arqueología experimental a largo plazo, que no es un parque temático, ni un voluntariado guay, sino un currelo en una empresa… medieval.

¡Y cuando llegue no le dejarán llevar móvil! (claro, porque va a trabajar).

El proyecto en cuestión lleva ya veinte años en danza: se trata de la reconstrucción del castillo de Guédelon en la Borgoña.

Me parece que hablé de ello en Mujerárbol hace ya tiempo, pero hoy he visto el estupendisimo reportaje que nos ofrece ARTEtv sobre el particular, que recomiendo totalmente a cualquiera.

Reportajes como este (que dura 91 minutos) deberían aparecer muchísimo más a menudo en nuestras bobochórricas televisiones (bobosolemnes cuando tratan de política, y otras gaitas de género-veraniego) porque los realizadores han conseguido darle el punto de reflejar fielmente lo que es el trabajo manual de los que lo llevan a cabo: sudores, manos manchadas de carbón, trabajar a prueba-error, ropa realista-medieval pero no de “mírame y no me toques” y con botas, arneses y gafas de seguridad del siglo XXI. Hombres y mujeres, fijos y voluntarios temporales, finura y fuerza. Y mucha, mucha colaboración y ganas de aprender y de hacer.

¡Ay, si yo tuviera treinta años menos!

Además de todo, el reportaje me ha dado la propinilla de ver el currelo de otros experimentadores, que se encuentran en Alemania (parece ser que cerca de Stuttgart) nada menos que embarcados en la realización material de la propuesta del plano del monasterio de San Gall.

Ya tienen terminada una iglesuca de madera de estilo bastante hibérnico, al menos por fuera. Por dentro me recuerda las iglesias de madera escandinavas.

Las dos fotos las he robado de la pantalla con mi telefonino chino.

Ir al reportaje de Guédelon y verlo entero, que merece mucho la pena. En su página de Facebook hay más info y también pequeños tutoriales sobre distintos aspectos del trabajo, para artesanos avanzados: cómo hacer tejas de madera, por ejemplo. Un arte muy conveniente para abades de Clonmacnois.