Con fundamento


Panoramix cocinando con fundamento

Al pie de las descacharrantes “frikadas” de VoxHib en tuitele, me ha llegado este pequeño artículo del magazine británico History Today donde se da un repaso a la recepción del tema “druidas” a lo largo de la historia del término, de la historiografía. Desde las percepciones de los Griegos y Romanos -matizadas por la distancia geográfica y el conocimiento directo, además de por la necesidad propagandística de César- hasta las del siglo XIX y las necesidades de los nacionalismos grandes y pequeños.

Los hechos históricos acerca de los druidas son pocos, pero la misma escasez de evidencia tangible ha permitido que su imagen se reelaborase y se apropiase por los ingleses, los irlandeses los escoceses y los galeses durante más de 500 años.

Aparte de las palabras de moda en el academicismo algosajón (ej. “apropiación”) se trata de un artículo sencillo, que sirve para entender que la relación entre lo que realmente sabemos que fue y lo que nos gustaría que hubiera sido es bastante “fluída”. El provecho que se sacó de la imagen del “buen salvaje” occidental, hasta nuestros días.

Las fantasías, aunque no llegan a la zafia mentira descarada, son más bonitas, y conforman un panorama de colores que parecen satisfacer a todo el mundo en estos tiempos de silencio de la razón, o al menos, de la discusión con (algo de) fundamento.

El amigo VoxHib resume a su manera la cosa:

It’s only ‘Celtic’ if it’s from the Celtique region of France. Otherwise it’s just a sparkling antiquarian invention to designate a reconstructed linguistic family. Or a marketing scam to sell books, jewellery, pagan self-help manuals, tourist tat, ‘druid’ shite, and enya albums.