La playa de los ahogados (y 2)


Foto de Johannes Plenio en Pexels

 

Bien, terminé la lectura de la novela de Domingo Villar.

Muy bien, no solamente lo que dije en la otra entrada acerca del ambiente marinero y gastronómico gallego, sino que la historia tiene un buen guión dos claros giros de tuerca hacia el final, y uno de ellos -que incluye la clásica dualidad víctimas/verdugos- muy bien llevado.

No despega, eso sí, el personaje de Estévez, que sigue pareciéndome tópico, pero se le ha añadido un par de nuevos detalles que dejan la puerta abierta… A ver la evolución.

No creo que vea la película, a menos que me inviten a hacerlo. Me quedo con el regusto delicioso… a vinito gallego.

Próximamente, más reseñas, amiguitos.