Llevadas y traídas


Foto de Trina en Pexels.

Hace unos días escribía aquí, a pelo, sobre El Táin y no me di cuenta de que quizá hay gente que entra en este blogo y no sabe lo que es eso. La verdad es que llevo tanto tiempo liada con esa historia que no me percaté; así que pido perdón a los que sí se dieron cuenta.

Os explico. Ya sé que está en la wiki, pero lo que yo os cuente es mejor que una mala traducción (garantía notengoabuelas).

De la muy rica literatura medieval irlandesa en lengua nativa, el relato más largo y complejo, y uno de los más antiguos, es el «Táin Bó Cuailnge», “Saqueo/Robo del ganado de Cuailnge” en español. En realidad “Táin” significa «conducción» o «llevada», pero como el relato tiene una clara orientación épica y heroica, un título así es apropiado. Lady Augusta Gregory, en su romántica interpretación de este cuento, “Cuchuláin de Muirthemne” (1902) lo llama «La guerra por el toro de Cuailnge».

El Cuailnge (anglizado Cooley) es un antiguo territorio al Noreste de Irlanda, en lo que hoy es la Peninsula de Carlingford. En el mapa, está a mano derecha, en el circulo azul. En el Conaille Muirthemne. Una antigua zona glacial que dejó en la tierra marcas en forma de profundas rías y montañas planas.

Territorio Ulaid. Foto + stickers, Mujerárbol. Desde F.J. Byrne, Irish Kings and High Kings, Londres, 1973.

El cuento narra una incursión de gentes de toda Irlanda, liderados por la Reina de los Connachta, Medb, y su marido, el sinsorgo Ailill, contra los habitantes del Ulster (Ulaid). Estos, en aquel momento, se encuentran atacados por una enfermedad misteriosa, que deja a los hombres del país inútiles para todo. Contra los invasores, solo un muchacho imberbe defiende la frontera: Cú Chulainn, el héroe del relato, libre de tal enfermedad.

El objetivo de los irlandeses es llevarse ganado (o un toro en concreto, según las versiones) que está en dicha comarca al sur del territorio Ulaid. Pero hasta que lo consiguen hay una serie de altos e el camino, paradas para charlar y escaramuzas entre el defensor y los atacantes.

Al final, los Ulaid se recuperan de su enfermedad, se reunen y plantan cara a los invasores en una gran batalla… y no puedo contar nada más, so pena de hacer un “spoiler”.

Foto Mujerárbol. Un ejemplar de trabajo, ojito a la fecha edición 😉

El relato-Táin es largo y un poquito tedioso de leer, para nuestras costumbres. Es un cuento prolijo. Sobre todo por las listas: listas de toda clase, nombres, gentes, lugares, agrupados, sin agrupar… Las enumeraciones les encantaban a los escribas irlandeses. Hay una con 99 nombres personales, que te partes de la risa, claro que en la versión segunda solo tiene 33.

Han corrido auténticos rios de tinta sobre el cuento, desde el s. XIX hasta pasado mañana. Cientos de papers, congresos e investigaciones sobre pergamino, piedra y metal. También hay varias ediciones (la mayoría de una sola de las versiones existentes) y también algunas traducciones: al español, al francés, al ruso, etc.

El / la Táin tiene 3 redacciones o versiones distintas, cada cual de una fecha (desde el s. XI al XVI), conservadas en más de siete manuscritos distintos. Cada versión está en un gaélico diferente, filológicamente hablando: desde el irlandés Antiguo de las partes más ídem, al irlandés Medio de la versión más conocida.

La primera versión (de la que una se ha ocupado desde….. antes de 2008) contiene retazos anteriores al s. XI, pero no  prerromanos, ni de la época de la invasión romana de Britania. Ni tampoco de cuando los romanos se fueron de Britania y dejaron abandonada la factoría que habían puesto cerca de Dublín, para alivio de los cives que allí moraban, con el clima tan espantoso que hay en Irlanda…

Es medieval. Ahora se sabe que el atrezzo material de la “llevada” se corresponde más bien con el s. IX y X que con otra fecha. El idioma es irlandés Antiguo, que puede remontarse al s. VII.

Si en el interior de la narración se conservan trazas de “ideología indoeuropea” o cosa así, es más porque se trata de una de las literaturas europeas más antiguas y está en lengua vernácula. Si estuviera todo en latín, quizá desconfiaríamos más.

A una, este cuento lleno de palabrería y misterios textuales, lo que más le llama la atención es el motivo de que un relato nacido y criado en un monasterio, no atribuye ni a un solo personaje pagano (y hay menciones a varios dioses conocidos por otras fuentes, como Lug) elementos en exceso negativos, maléficos o diabólicos. En todo caso, en algún episodio aparece una burla algo maliciosa… que quizá sea importada de un autor griego.

Esto para mí sí que es un misterio. Y ahí lo dejo.

Ahora ya sabéis qué es eso del Táin. Si en el buscador del blog tecleáis esa palabra mágica, saldrá alguna otra entrada más antigua de Mujerárbol sobre el particular.

Espero que os haya gustado este paseo por los praos.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .