Un humanista de sangre caliente ( O’Sullivan 1)


Lorenzo Lotto, Retrato de caballero con guante (1542-44). Pinacoteca di Brera, Milán.

(Esta entrada se publicó originalmente en 2012, los datos han sido revisados y actualizados).

Que los inicios del siglo XVII en España eran bastante alatristescos no es nada que sorprenda a quien sepa de esta parte de la Historia de España. Que los duelos -consentidos o sin consentir- y las puñaladas traperas eran cosa de todos los días en la calle, también es cosa sabida… al menos según las novelas de Pérez Reverte.

Pero, ¿a que no sabíais la historia de un irlandés que en 1618 se batió en un duelo en Madrid, con un resultado inesperado? ¿Y qué tal si dijera que el irlandés en cuestión no era un desgarramantas de callejón oscuro, sino un humanista, soldado y escritor de obras históricas y geográficas?

Estoy hablando de Don Felipe O’Sullevan Bearra, como él mísmo firmaba, nacido en Irlanda en 1590 y muerto en España unos setenta años después. Era sobrino de Dónal Cam, el de la Larga Marcha que he relatado en este post, y el historiador que la narró con brío y nostalgia, muchos años después.

Felipe O’Sullivan nació en la isla de Dursey, al extemo de la península de Beare, en el actual condado de Cork. Su nombre de pila era Félim, un nombre de santo nativo, españolizado de la mejor manera posible, como era costumbre entre los que llegaban aquí.

Tuvo nada menos que diecisiete hermanos, trece de los cuales murieron durante las guerras en Irlanda. Otro, Daniel, murió luchando bajo bandera española en aguas del Mediterráneo. Tras la derrota de Kinsale, en 1602, Felipe fue enviado a Galicia con su primo, el hijo de quien por entonces era jefe de la familia: Donal Cam O’Sullivan Beare. Se educó en el Colegio Irlandés de Compostela, donde estudió Humanidades, Latín y nociones de Teología con distintos tutores, tanto irlandeses como españoles. Dedicado luego a la carrera de las Armas, cumple el prototipo del soldado humanista, pues compaginó la milicia con la reflexión teórica y la escritura de varias obras de carácter histórico, descriptivo y reivindicativo de su nación. Fue su actividad como historiador y adalid de la causa irlandesa lo que le valió la fama.

La prominencia adquirida por su familia en España le sirvió para ser un activo agente a favor de la intervención española en Irlanda, durante los reinados de Felipe III y Felipe IV, mediante escritos propagandísticos, pero también con acciones “de lobby” en la Corte, como la presentación y aval de proyectos concretos para ocupar enclaves de la isla y ayudar a una revuelta general contra Inglaterra desde Munster, acciones que debían ser capitaneadas por su familia.

En 1619, Felipe O’Sullivan sirvió en la armada española (¡que por entonces estaba aliada con los ingleses!) en acciones militares contra los piratas berberiscos del Mediterráneo. Es curioso, porque muchos O’Sullivan fueron marinos en los siglos posteriores. Un hermano de Felipe murió en este servicio a nuestra nación.

Sin embargo, el empeño en el que más prevaleció fue el de asesor de la Corona Española en materias irlandesas, lo que llevó a cabo durante la década de los años 20 del s. XVII. Se amparaba en la militancia del partido de exiliados irlandeses apiñados en torno a su tío y, a la muerte de éste, alrededor del heredero, su hijo Dermot, que llegó a tener gran influencia en la Corte como Mayordomo de Palacio de Felipe IV.

Además, Felipe era un irlandés de sangre caliente: a los 38 años no tuvo empacho en batirse con un caballero angloirlandés, que hoy se sabe era un espía a sueldo de la Corona Inglesa. A consecuencia de la refriega, en la que hirió a su oponente, éste mató al héroe de guerra Dónal Cam O’Sullivan. Vamos a ver la escena.

DUELO A LA HORA DE MISA

El jefe de la familia O’Sullivan Beara, que vivía en Madrid, había prestado dinero y confianza a un angloirlandés de nombre John Bathe que, al parecer, en cierta ocasión le faltó al respeto o tuvo una disputa con él por motivos económicos. Es una de la versiones que circulan sobre el asunto. Pero este John Bathe no era un desconocido en España, pues había trabajado en materias “altamente sensibles” en Irlanda y en la Corte mucho antes de 1618. Ya por entonces, empezó a sospecharse de él en círculos irlandeses, que lo denunciaron en la Corte por espionaje.

El Arzobispo Florence Conry (Flaithrí Ó Maolconaire), un personaje muy influyente del grupo de exiliados, escribió al Rey informándole de que era posible que dicho caballero, hábil y astuto, estuviese llevando a cabo acciones «de serio deservicio a Vuestra Majestad, a Dios y a mi nación». La carta tiene fecha de Abril de 1618. En Mayo de aquel año el Consejo de Estado recomendó no confiar más en John Bathe, pero aún no se había tomado ninguna medida concreta contra él, cuando Felipe O’Sullivan, en defensa de su pariente ofendido, se batió con él junto al convento de Santo Domingo de Madrid.

«Desde el principio del combate, Bathe estaba aterrorizado y daba grandes voces, constantemente cedía terreno y Felipe le hirió en la cara con un golpe y lo habría matado de no ser porque Edmund O’Moorey Gerald mac Morris, que habían sido enviados por O’Sullivan, con dos caballeros españoles, lo protegían, y proque Felipe fue entonces arrestado por un oficial de la Justicia.»

El relato del propio Felipe O’Sullivan, se vuelve novelero como la escena de capa y espada que es:

«Se juntó una turba de gente de todos lados y, entre otros, vino O’Sullivan Beare, que llevaba un rosario en la mano izquierda y los guantes en la derecha. John, al verlo desprevenido, que no se daba cuenta del peligro y que miraba hacia otro lado, se abrió paso entre la multitud y lo acuchilló por el hombro izquierdo y el cuello, matándolo. Felipe forcejeó con el oficial de la ley, se escapó y se escondió en casa del embajador de Francia, el Marqués de Seneccia. John fue puesto en prisión con su pariente Francis Bathe y con O’Driscoll, pariente de Felipe, que estaba presente en la pelea.»

El funeral por Dónal O’Sullivan tuvo lugar en el mismo convento a día siguiente. Quien pagó los gastos del mismo fue ni más ni menos que Diego Brochero, el almirante que había llevado la flota española a Kinsale.

A mediados del siglo XVII se pierde la pista de Felipe O’Sullivan. Parece que, según una carta dirigida al Marqués de Ormond, murió en 1660, dejando una hija adolescente y una hermana, recluída como monja en un monasterio.

En todo caso su obra, recuperada hoy día en papel y en virtual, queda como testimonio de tan interesante personaje hiberno-español. Hablaremos de esa obra escrita más adelante.

(Según parece, el convento de Santo Domingo de Madrid desapareció cuando la Desamortización. Así que los huesos de Dónal Cam ya forman parte de (la capital de) España.

******************* (continuará)

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .