El árbol del “reiclés” de Fingin (mirando en los Anales)


1231014272_3166eed391

Mirar en los Anales irlandeses es una labor entretenida que siempre te depara alguna sorpresa.

Un temporal de viento en el otoño, del que no se ha visto igual en estos tiempos, el cual hizo caer el gran roble que estaba en el reclés de Fingin, en Clonmacnois (Chronicon Scotorum, sub anno 1013).

El eDIL (dil.ie/34939) dice que el término “reiclés” parece tener un origen latino (¿reclusium?) “Ecclesiastical enclosure, subsiduary enclosure within a larger settlement”: ej, in reclés .i. in n-eclais mbicc (Vita Tripartita, ed. Stokes) dair mor Reglesa Fingin (Chron. Scot., s.a. 1013).  

O sea, que el reiclés era un oratorio, capilla más pequeña o celda de anacoreta, dentro de una “iglesia más grande”. Muy interesante que lo diga de Clonmacnois, que contaba con una Eaglais Bec (Iglesia Pequeña) cuya función parece que era totalmente distinta. Yo lo que estaba buscando era el Pozo de Finnén, en Clonmacnois -o su término, termonn, otro latinajo- donde fue anacoreta el abuelo de Máel Muire mac Célechar. Me doy por contenta por haber encontrado un roble.

(Esta entrada se publicó originalmente en 2013, precisamente).