Desde mi tableta


Foto de Kaboompics .com en Pexels

Resulta que me he adaptado un teclado portátil chino-ultrafino de pocos euros a la tableta-china de poco más y… ¡anda! se puede escribir a cierta velocidad con ello. La tecnología es la monda. Lo que yo buscaba era solamente poder escribir con mejor luz, en la mesa del salón, et voilà!

De todos modos, mi ultra ordenador Neolítico con win7 sigue siendo el más rápido al oeste de Castellón, ¡yupiii!

Y si no me pasa nada y mi ojo continua vivo, escribiré en el salón, en el baño, en el estudio, en la escalera. 

Hay días que a una le parece que las cosas funcionan, jejeje. No gracias a nadie, sino a Santa Casualidad, loór a ella.

La otra parte de satisfacción es porque ya me han puesto la primera dosis. Sí, en el lejano Zendal, y bien rápido. Y sin reacciones, después de 4 días, ¡yeeepa! 

Esto casi que merece música… Mas tarde veremos.