Banquetes en La Mano Roja


mapa, Navan, Norte Irlanda, arqueología
Situación y topografía de Navan

Más que una noticia, esto es una constatación. Los restos de cochinos y otros animales de carne encontrados en Navan Fort indican que un gran número de ellos fueron producidos fuera del sitio y, por tanto, traídos desde lejos para ser consumidos allí.

Navan Fort fue la “casa señorial” de un grupo de poder que no solamente dejó en el suelo la marca de sus capacidades de movilización y atracción de recursos humanos, realizando ingentes monumentos. También dejó su impronta en la mente y las palabras, puesto que nos encontramos ante el topónimo más antiguo de Irlanda, conservado desde la E. del Hierro hasta la Edad Media (Emain= Navan), núcleo de una “capital” legendaria de los Reyes del Norte de Irlanda (Ulaid), en torno a la que giran algunas de las historias tradicionales más apabullantes del repertorio antiguo irlandés. Estas historias hablan de grandes banquetes, especialmente de carne de porcino, ya fuera “natural” o “sobrenatural”, como en esa historia de Las Mocedades e CúChulainn cuando su “papá” Conchobar le pide que lo saque de una fosa y le traiga algo que lo reviva… el muchacho le trae un cochino asado.

Cochinillo asado. Los Ulaid lo preferían más grande.

Así que el hecho de que se pruebe científicamente que a ese punto geográfico-mítico se llevaban ganados de todas partes de Irlanda, que allí se sacrificaban y consumían, es coherente con lo representado en la mitología y refuerza el sentido especial del lugar.

A substantial pig-dominated faunal assemblage (NISP: 2624) representing a minimum of 104 animals, was recovered from the site. (…) The high proportion of pig remains (63% of NISP compared with 30% cattle and 8% sheep/goat) is very rare for Iron Age Britain and Ireland…

El estudio de los isótopos de minerales que provienen de la comida y el agua, o sea, del suelo de cada región, restos químicos que quedan en los huesos y dentadura de los animales, indican los lugares de procedencia de la fauna recuperada en el sitio. El motivo de este análisis:

Animals provide a useful proxy for human movement, particularly in prehistory, when the vast majority of livestock would have been raised at a household level, rather than by specialist producers. Domestic animals may even provide a better isotopic proxy for human origins than humans themselves.

Claro es que no sabemos si se trataba de tributos, de momentos rituales con ritual peregrinación cochineril y de otros ganados al sitio, ni nada.Pero la constatación de que no eran gorrinos (ni ovejas) criados in situ ya es suficiente sugestiva.

El artículo original de Nature es este.

(Aaah, Segovia…).

 

Aullidos


Aquí, estupendo artículo en Celtica Hispana sobre el dios-lobo Uaelico. Sí, luego fue el Perro del Herrero, que no tiene rabo, porque Cuchulainn Martínez se lo ha cort… ¡Uy, perdón! (Estoy algo desmotivada, me parece).

Con fundamento


Panoramix cocinando con fundamento

Al pie de las descacharrantes “frikadas” de VoxHib en tuitele, me ha llegado este pequeño artículo del magazine británico History Today donde se da un repaso a la recepción del tema “druidas” a lo largo de la historia del término, de la historiografía. Desde las percepciones de los Griegos y Romanos -matizadas por la distancia geográfica y el conocimiento directo, además de por la necesidad propagandística de César- hasta las del siglo XIX y las necesidades de los nacionalismos grandes y pequeños.

Los hechos históricos acerca de los druidas son pocos, pero la misma escasez de evidencia tangible ha permitido que su imagen se reelaborase y se apropiase por los ingleses, los irlandeses los escoceses y los galeses durante más de 500 años.

Aparte de las palabras de moda en el academicismo algosajón (ej. “apropiación”) se trata de un artículo sencillo, que sirve para entender que la relación entre lo que realmente sabemos que fue y lo que nos gustaría que hubiera sido es bastante “fluída”. El provecho que se sacó de la imagen del “buen salvaje” occidental, hasta nuestros días.

Las fantasías, aunque no llegan a la zafia mentira descarada, son más bonitas, y conforman un panorama de colores que parecen satisfacer a todo el mundo en estos tiempos de silencio de la razón, o al menos, de la discusión con (algo de) fundamento.

El amigo VoxHib resume a su manera la cosa:

It’s only ‘Celtic’ if it’s from the Celtique region of France. Otherwise it’s just a sparkling antiquarian invention to designate a reconstructed linguistic family. Or a marketing scam to sell books, jewellery, pagan self-help manuals, tourist tat, ‘druid’ shite, and enya albums.

 

Una residencia señorial en la Escocia del siglo XV


Restos de la residencia de Finlaggan (Wikipedia)

Un proyecto que también me llega a través del boletín de Medievalists.net.

La Universidad de St. Andrews está reconstruyendo en virtual el aspecto exterior e interior del conjunto residencial de Los Señores de las Islas que dominaron las Hébridas y partes de Escocia y del Ulster hasta bien entrada la Edad Media. El breve video que se puede ver pinchando en el enlace, no tiene desperdicio. Los interiores, si se atiende a las capturas de pantalla que se muestran en el artículo, se han recreado muy bien.

Lords of the Isles – About 15th Century Finlaggan from Smart History on Vimeo.

En este otro video de la misma fábrica, se nos muestra el estado actual del sitio de Finlaggan, donde se encontraba la residencia señorial además de otros espacios subsidiarios que se han representado en la reconstrucción.

La estupenda recreación, con su música y todo, se mostrará en el Centro de Visitantes del lugar arqueológico.

 

 

Reinos hundidos


Foto by Wayne Lewis

Aunque hay noticias de este “descubrimiento” ya de 2014, lo cierto es que ha sido el último temporal de primavera el que ha desembarazado de arena y turba este bosque hundido de la Bahía de Cardigan (Gales, Reino Unido).

Estas fotos nos trasladan un poco de la desoladora belleza de un auténtico Reino Perdido, a través de desnudos tocones de árboles conservados en sal y turba: el Reino de Ys original.

La leyenda del Reino o ciudad de Ys (que procede de la Bretaña Menor, o sea Armórica, adonde la llevaron los habitantes de Gales en los inicios de la Edad Media) cuenta la misma historia, aunque aquí la guardiana descuidada es una mujer. Por consejo de un amante (o un diablo), abre la puerta del dique y lo que entra es el mar embravecido, sepultando a la Ciudad de Ys en la bahía de Douarnenez.

Maravilloso que se haya encontrado también un camino de madera, de los que se hacían con clavijas sobre suelo movedizo, e incluso restos de hogares de hace cuatro mil años.

A veces, las leyendas pueden tener un origen “natural”, pero conviene no pensar que toda leyenda apela a algo natural y mucho menos a un juego de PSP, porque su Reino no es de ese mundo, ¿verdad?

De Évariste Vital Luminais – 1.- 3. Musée des beaux-arts de Quimper4. matricien.org, Dominio público, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=4035963

(Ya le vale a San Guenolé ir disfrazado de franciscano).