Valiente y oportuna


Photo by Juan Pablo Serrano Arenas from Pexels

 

—¿La ficción sirve para contar lo que no se dice?

—Es la parte terapéutica de la escritura. Me gusta la teoría de que el pueblo inglés es un pueblo de novelistas porque es muy pudoroso para hablar las cosas cara a cara. Es una justificación bonita para la escritura. Pero no es sólo eso. De lo contrario únicamente se escribirían novelas por razones terapéuticas, y se escriben por otras razones.

(David Gistau, en una entrevista que se publicó el 10—2—2020, un día después de su fallecimiento).

 

Res publica


Foto: Aliseda Lealsoria

A mi me gustaría que la cultura republicana estuviera de verdad extendida en mi país.

Para que quede claro, en mi blogo “cultura republicana” no tiene que ver con la famosa banderita tricolor, ni con el 14 de Abril, sino (entre otras cosas) con el respeto a las leyes, la crítica constructiva basada en el conocimiento real y sólido (no en jaculatorias), el respeto a la opinión del otro aunque no me guste, el respeto a las leyes (por si no lo he dicho antes), la libertad individual y el respeto a la intimidad personal y finalmente la igualdad entre los ciudadanos.

Pero bueh, este no es un blogo político, ni quiere serlo. De hecho, me planteo no leer noticias ni comentarios políticos, especialmente noticias de España, porque me agobia cada vez más el clima totalitario, censor, disparatado, culturalmente ridículo, cada día más pacato… y poco republicano, que leo y veo a mi alrededor.

Lo que pasa es que los reyes (rí bennach: “rey con cuernos”, que molesta a todos en todo momento) andan por ahí disfrazados de “republicanos”. Total, como todo consiste en colocarse una pegatina…

(PISTA: los gobernantes que mangonean el Poder Judicial o las Leyes, o que hablan de personas que deben tener inmunidad ante la Ley, se llaman “señores feudales” con horca, cuchillo e infurción; aproximadamente pertenecen al siglo XI europeo).

 

 

 

 

Días de basta ya


Puesta de sol. Foto: Mujerárbol

Los humanos construimos nuestros consuelos a base de palabrería y gestos, de ahí el tirón del ritual.

He encontrado poco consuelo estos días, quizá, los que aún creemos en la libertad e igualdad de los españoles (este gentilicio, al parecer, es una entelequia) somos muy, pero muy raros y escasos en el panorama del mundo digital. Me queda el mal sabor de boca que queda cuando a uno le dejan con el culo al aire. Me parece que sé quienes me han dejado así -a mí y a muchos otros españoles- pero dejo mi identificación para el día que tenga que ir a votar.

He comentado el asunto con mis amigos del remo, que me han ofrecido algunas claves, pero aun poco consuelo. Con los amigos menos virtuales tengo opiniones contrapuestas: unos añoran tiempos que yo no tengo ninguna gana de añorar, quizá porque los viví de otra manera distinta a la suya. Los otros, coinciden conmigo en que se ha perdido una oportunidad y que las Sentencias, aunque no gusten, hay que acatarlas. Y que lo que estamos viendo estos días por la tele, es fascismo descerebrado, atizado al alimón entre indignos representantes del Estado -Presidente de la Generalidad-; un Gobierno desnortado (pero no por los acontecimientos, sino por su propia falta de sustancia) y borricos generación IPhone, los borricos más fisnos conocidos.

Hoy he encontrado en la Fundación para la Libertad unas palabras que me han dado bastante consuelo. Un artículo maravilloso de Teo Uriarte, acertado como suele serlo.

La solución pasa por recuperar en dosis liberales y republicanas un cierto patriotismo español que haga emerger la nación española ante tanta tragedia y esperpento periférico.

Mientras el patriotismo se identifique exclusivamente con añorar glorias del pasado, sin observar de cerca las virtudes actuales y señalar los defectos, para arreglarlos, mal vamos. Y ojo, que tengo claro que los valores republicanos pueden estar perfectamente representados en una monarquía como la actual.

Lo demás, es agitar el esperpento y algo peor: el odio. Ese es el consuelo que yo buscaba, uno que tuviese como objetivo recordar la Historia y evitar el odio, que se nos está subiendo la bilis demasiado estos días (desde antes de que acabara el verano).

De agitar o buscar muertos, ¡basta ya!

 

Experiencias entrañables


Foto de Fahad AlAni en Pexels

contemplar el vuelo de las aves es una de las experiencias más entrañables que podemos obtener del entorno 

dice la autora de estos post encantadores y sencillos de entender.

Con motivo del Día de las Aves, que será el 4 y el 5 de octubre, os dejo uno de ellos, ilustrado con imágenes de las diferentes formas, colores y texturas de las plumas de de distintas aves del mundo.

Foto de Aleks Magnusson en Pexels

También os invito a que “pajareéis” solos o en grupo, no ya por afán científico o deseo de proteger el entorno. Hacedlo -y mejor con vuestros niños- por el simple placer de observar (a poder ser en silencio) los pajaritos grandes y pequeños, los ángeles más claros e identificables que los dioses han puesto a nuestro alcance.

Yo lo haré este domingo con amigos del grupo local de SEO. ¡Que no decaiga la curiosidad!

Deberes de hoy


Photo by Startup Stock Photos from Pexels

El telefonino me avisa del paso de las horas y de lo que a primera vista me parece que es estar perdiendo el tiempo.

Hay veces que rompo la rutina y me quedo en casa “haciéndome hueco”: igual puede ser dar un limpiazo a una habitación que pergeñar o acabar un nuevo dibujo, que intentar leer algo de enjundia. Hoy hice las tres cosas. De momento la lectura (no era literaria) la he parado; he terminado un dibujo y también he hecho bastante limpieza, además de ocuparme de mis (pobrecitoooos) cáctus y recuperar sueño que los calores me quitan.

Un mono muy mono (¿año 2007?)

El dibujo -junto con otros que tenía en el viejo “Tudu & friends”- intentaré colocarlo aquí algún día. Es una tontacada, pero me divierte y me sirve para comprobar que la vieja tableta gráfica y el long outdated ArtRage aún “funcionan”, permitiéndome disfrutar de esa afición a hacer monigotes que, la verdad lleva bastante tiempo (es más fácil hacerlos a lápiz en los márgenes de los libros).

 

Las primeras horas “de trabajo”, después del paseo cotidiano, las he dedicado a leer cositas del Lector de WordPress.

Me he vuelto a encontrar con una delicia en el blog de Joaquín Armada: el post que le ha dedicado a Andrea Camilleri, llenito de enlaces a artículos suyos o de otros, sobre el escritor y sobre su obra.Leer más »