Ciudades destruidas


Foto de neil kelly en Pexels

Hoy he mirado dos veces el terrorífico video que enlacé en mi entrada “Así murió Pompeya”. ¿No es fascinante el horror que sugiere el ruido?

Pienso que no hacen falta volcanes para destruir una ciudad. Hay cosas igual de malas.

He visto este artículo en el Irish Times y me ha sugerido la idea de otra ciudad cuyo cambio apunta a una desaparición de todo aquello que la hizo mía desde… que yo tenía once años. Dublín no es, porque hace ya demasiado que no voy y me temo lo peor (el artículo del IT me indica que los temores son ciertos).

Pero a Santander le está pasando lo mismo. El centro ha perdido mucho de su comercio tradicional, baretos incluidos (¡ay, Gelín!) y en el centro proliferan como setas tiendas de moñerías pseudoelegantes (o pseudopijas, no sé). Sin embargo, mi librería favorita, ha desaparecido por partida doble.

Las ciudades son también lugares de memoria personal, de afectos urbanos, no solo con las personas que conociste allí o acá, sino con el paisaje, con las calles (¡ay, Perines!), con los comercios o los bares que visitabas. Una esquina, un pasadizo, un cine… ayer un familiar y yo tuvimos que echar mano de Postureocantabro para situar algunas de las salas de cine donde nos divertimos en los veranos de los 70 y 80, no digo ya de los 90, cuando residí allí a lo largo de varios años. Usar Google maps no nos servía de nada.

Luego, por la noche, alguien en un blog amigo compartió un escalofriante video de calles de una ciudad estadounidense llenas de basura y de gente drogada….

Del artículo del IrishTimes destaqué este fragmento:

In Speak Softly, Go Far I question the psychological impacts – on the individual and on society – of living in the cities in which the realms of possibility are so severely curtailed, and in which the future becomes nearly impossible to imagine.

“Ciudades en las cuales los reinos de la posibilidad se encuentran tan severamente restringidos” dice lo subrayado en naranja.

Libertad, divino tesoro.

Nosotros somos Pompeya, pero también somos los volcanes.

 

Estudiando las Iglesias de madera de Noruega


Epítome del Estilo Urnes. Foto: Lene Buskoven, Riksantikvaren

En este artículo se nos presenta un nuevo proyecto para contextualizar las iglesias noruegas de madera en el esquema del románico y otros estilos “continentales”.

Hasta ahora se había identificado el estilo Urnes con la tradición pre-cristiana de Noruega, pero recientes hallazgos arqueológicos (y sobre todo, un cierto despego del el “nacionalismo”, que hay que tener en cuenta siendo Noruega un Estado muy moderno) han enfocado el estudio hacia una relación más estrecha con el simbolismo netamente cristiano de sus características decoraciones. Éstas, han dado nombre a un estilo artístico, el “Estilo Urnes”, aplicado a la decoración metálica (también gráfica) medieval en Irlanda y allá doquiera que se encuentre en el Noroeste de Europa.

Espero que el proyecto vaya más allá del significado concreto de unos u otros símbolos (leones, lilas, dragones…) porque hay otros asuntos que se me ocurren al ver los dos videos que acompañan al texto. Por ejemplo, las técnicas de carpintería empleadas en los templos, que en el primer video (soso pero con buenas imágenes), se ponen en contacto con la carpinteria de ribera escandinava. Y luego, el espacio concreto de tales edificios, tan lejos, aparentemente, de los espacios “normalizados” del románico y los estilos continentales posteriores. ¿Cómo sería el espacio y su distribución en Urnes? ¿como lo condicionaba y era condicionado por el ritual? Y además, hay que tener en cuenta la influencia de la Reforma Luterana en el edificio concreto de Urnes, como puede observarse en los videos…

Recordaréis que aquí traté de estas iglesias escandinavas, hace ya unos pocos años.

Eso sí: ver los maravillosos entrelazados animales del templo de Urnes me ha emocionado. No sabía que eran tan grandes. Me los imagino pintados de colorines. También me ha gustado ese tejado de madera… que me ha hecho recordar la anotación en los Anales acerca de las tejas de madera que Cormac mac Cuinn no terminó de reemplazar en la Damliag de Clonmacnois.

La verdad es que las de Urnes son estupendas y, como se ve en el video, cumplen su función protectora.

 

 

Album Asturias (2 y fin)


Los dos primeros edificios del prerrománico asturiano que conocía (desde los años 80) eran Sta. Cristina de Lena y Sta. María del Naranco.

Me sorprendía que ésta ultima fuera en su momento un aula regia, un lugar civil en el que se impartía justicia y todavía me sorprendió más el saber que los arqueólogos han encontrado los restos de un notable precedente del edificio, nada menos que en la provincia de Toledo… ¿dónde si no? (Enlace aquí sobre los restos hallados y la  hipotética forma del edificio… ¿a que mola, eh?)

Me agradó muchísimo poder ver Sta. María del Naranco completamente libre del encalado del siglo XIX que afeaba su impresionante techo, de bóveda de cañón con arcos fajones -ahí aprendí yo qué era eso- y disfrutarla, brevemente, en un día extraordinario de sol y calor.

Leer más »

Album Asturias


A ver qué tal me sale un album con algunas de las fotos que he hecho en el viaje a Asturias.

Hemos disfrutado de un tiempo muy bueno, tan seco como a orillas del Tajo, solo que los asturianos “disfrutaron” de tregua veraniega, cosa que no tuvimos aquí. El sol sacaba los mejores colores a la hierba y a los árboles, que en algunas ocasiones se veían otoñando. Y no decimos nada de los colores pardos y dorados de la piedra…Leer más »