TBC (siglas y manuscritos)


  • Existen tres redacciones del Táin: TBC I, TBC II y TBC III.
  • Ninguna es copia de la otra, al menos de los manuscritos que se conocen. Todas son distintas, incluso en lenguaje. Unas están más completas que otras. Unas se han editado en España, otras no.
  • Algunas parecen una “novela” o una leyenda, otras parecen… “entretenimiento para tontos” 🙃 (esto lo dijo un escriba al final de una de las versiones, no lo he inventado yo).

Las tres de la foto está en casa desde 1987-89, junto con la impagable “Stories from the Táin” de Best y Bergin, que después me ayudó mucho, pese a su escaso tamaño y vejez, es una edición de los años 40. Leer más »

Moreruela


La primera vez que tuve contacto con el monasterio cisterciense de Moreruela, no pude verlo.

El motivo fue que era ya tarde, en invierno, y enseguida se nos echó la noche. No existía aún el centro de interpretación-acogida a la visita cultural que hay ahora y el espacio donde hoy está el aparcamiento era un herbazal lleno de escombro. Veníamos caminando en grupo desde algún lugar intermedio entre las lagunas de Villafáfila y el sitio, y nos guiaba la memoria visual de un peregrino que había recorrido la zona varios años antes.

Hacía un frío que pelaba y llevábamos al menos dos niños pequeños. No sé qué año era, pero desde luego antes del 2003, porque las fotos de aquella excursión (solo conservo dos y no corresponden a Moreruela) llevan fecha de enero de 2003… y sospecho que ese fue el año en que las subí a Google, no el que las tomé.

Me causó impresión la belleza de la silueta de unos absides descarnados sobre el fondo de las estrellas, bajo la helada, y el escuchar a la lechuza que señaló varias veces el fin de la excursión. Volvimos a pie, con linternas, hasta la carretera y nos recogieron los amigos que no habían querido venir.

Es decir: han pasado al menos diecisiete años. Aquellos niños serán hoy unos mozucos llenos de vigor y con toda la vida por delante, pero no sé donde estarán.Leer más »

Un antiguo reino


En rosa palustre
De William Robert Shepherd – Este archivo deriva de: España910.jpg, Dominio público, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=70791373

He pasado los últimos cuatro días (del jueves al domingo electoral) en una ruta guiada por el prerrománico, el románico y otros estilos artísticos que se desarrollaron en el primitivo Reino de León.

El motivo geográfico fue el curso del río Esla (antiguamente “Astura” de lo que deriva su nombre), en torno al cual se articulaban distintos monasterios, ciudades y plazas fuertes, que visitamos o quedaron relacionadas entre sí a lo largo de la visita. El área visitada coincidía con las actuales provincias de León y Zamora. No faltó un homenaje al hermoso paisaje de llanura que ocupa casi íntegramente la zona, las montañas quedaron para otro momento, con unos hermosos colores primaverales.

Organizado por Cultur-Viajes (spin off turístico-cultural de la Fundación Sta. Mª la Real de Patrimonio Histórico) era una oferta que no podía perderme, pues el prerrománico estaría representado por dos templos que tenía ganas de ver desde hacía muchos años: San Miguel de Escalada y San Pedro de la Nave.

Además de la buena comida, inevitable en la zona… ¡qué digo: en toda la Península!, el viaje ha cumplido todas mis expectativas. Cabe agradecérselo al magnífico guía Maximiliano Barrios, que ilustraba con profusión cada detalle de los edificios y de sus circunstancias históricas y, digamos, “políticas”.

Estuvimos en León, visitando el Panteón de los Reyes y la nueva sala museística que contiene manuscritos, entre ellos la Biblia Visigótica-Mozárabe, así como la variada documentación que alcanza la Baja Edad Media y el Renacimiento, contando algunos incunables. El scriptorium que allí existió en torno al siglo XII me recordó en algunos aspectos lo que sé sobre Clonmacnois y el suyo, pero… Pero existió otro, con una semejanza muchísimo mayor, en otra de las escalas del viaje, Tábara.

Lo que quiero aquí es sencillamente dejar un muestrario de las fotografías que tomé durante la excursión, formando una “galería” de las que permite WordPress. Para lo cual he tenido que cambiar… ehm… sí: el tema 🤨.

En entradas posteriores, hablaré de los dos edificios que más me impresionaron: sí, esos dos prerrománicos.

Os recomiendo el viaje, el segundo que hago con esta empresa. En 2017 hice otro al prerrománico asturiano, del que dejé constancia y fotos en estas   tres    entradas. (Hay un enlace en cada palabra).

 

 

 

Más de monasterios irlandeses


Clonmacnois, cogollito

(Atención: tocho)

He leído hace poco un artículo de Academia.edu acerca del monacato irlandés “de la Edad de Oro” que me ha gustado muchísimo. En primer lugar, porque está en español y el autor -Exequiel Monge Allen, de la NUI Galway (NUIC-IRC) y la Pontificia Universidad Católica de Chile- es hispanohablante.

En segundo lugar, porque este autor rehuye el topico de la “rareza” irlandesa, o al menos, la situa en un contexto muy distinto de la falsa oposición iglesia “céltica”/iglesia “romana”, que en el fondo, es una de esas simplezas para entretenimiento de tontos que rueda hoy día. De hecho, también deplora las ensoñaciones del “celtismo” y las fantasías estrafalarias de Jean Markale y de otros esoterias.

También deplora que muchos estudios sobre este tema hayan salido del ámbito de los “Estudios Célticos” (principalmente filológicos) que, siendo tan especializados, no son nada conocidos en el mundo hipanohablante, ¡qué me va usted a decir!

Para él, la originalidad irlandesa se sitúa en un punto maravilloso y diferente: la estrecha relación entre monasterio y sociedad. De ahí el título del paper: “Hacer del mundo un monasterio”.

Según el autor, los escritos de Columbano muestran el estado del bagaje que un monje peregrino llevaba desde Irlanda al exterior y señala que la influencia decisiva en la obra de este gran fundador y peregrino -además de su inmensa erudición latina y patrística- venía del monasticismo oriental, via Juan Casiano, y que sus reglas recogen algunos aspectos de los padres del desierto. La primera parte del artículo se dedica a señalar los principales puntos teológicos de esta influencia, tal como se reflejan en la obra de Columbano. Así, llega a la conclusión de que para el gran peregrino irlandés (peregrino pro Christi)

el ascetismo no era un fin en sí mismo sino “un entrenamiento que capacita al individuo dándole la puritas mentis, “pureza de corazón” (…) necesaria para afrontar el árduo camino de la vida mortal hacia la contemplación beatífica de Dios (…), a la cual el monje aspira, tanto dentro del tiempo como fuera de él.

… conforme con los consejos de Juan Casiano.

Leer más »

Entrevista: Victoria Cirlot: “Nadie quería conquistar el grial, eso es cosa de Spielberg” | EL PAÍS Semanal


En su nuevo libro, ‘Luces del grial’, Victoria Cirlot regresa al mítico objeto que, en forma de copa, persiguieron con parecida obsesión desde Perceval el Galo hasta Steven Spielberg.

Me ha gustado mucho esta entrevista, aunque a veces parece querer juzgar con categorías post-modernas algo que es más allá de lo pre- y de lo post-.

La Copa Santa.

Tambén a mi me subyugó esa historia de caballeros y búsquedas. También tengo (ya) mucha aprensión hacia el esoterismo. Y me sigue gustando leer el Mabinogion y la Materia de Bretaña… La Mayor.

Leer entero aquí:  Entrevista: Victoria Cirlot: “Nadie quería conquistar el grial, eso es cosa de Spielberg” | EL PAÍS Semanal