Emparejamientos


Foto de Jasmine Carter en Pexels.

¿Sabíais que en la antigua Irlanda había siete tipos de matrimonio legal?

En la “Ley de los emparejamientos” se establecen hasta diez tipos, pero solamente siete son “accionables” en caso de juicio, como ahora veremos. Dice así el Cáin Lánamna o Ley de los Emparejamientos:

Pregunta: ¿Cuantas parejas de convivencia y procreacion existen en la Ley Irlandesa?

Respuesta: Diez, a saber: (1) la unión de contribución común; (2) la unión de una mujer en la contribución del hombre; (3) la unión de un hombre en la contribución de una mujer, con servicio; (4) la unión de una mujer que acepta las solicitudes* de un hombre; (5) la unión de un hombre que visita a la mujer, sin trabajo, sin solicitud, sin provisiones, sin contribución material: (6) la unión por rapto; (7) la unión entre mercenarios errantes; (8) la unión por seducción criminal; (9) la unión por violación; (10) la unión de burla.

De estas diez, siete se consideraban “legales”, es decir sujetas a algún tipo de compensación en caso de conflicto. Las dos últimas eran situaciones de hecho, sin garantía legal, pues nadie se responsabilizaría de lo que hiciera un criminal o un loco, que es lo que parece el nº 10. En este caso, los hijos que tuvieran, quedaban a cargo de un superior (o como afirmaba un dicho legal que ha pasado al refranero, “el cura que los casó”). El dicho debe de ser mucho más moderno que esas leyes, porque “los curas” no tenían mucho que decir en materia de matrimonios.

El papel de la Iglesia en el matrimonio fue un proceso lento en toda Europa. Y más en el caso presente, a menos que hablemos de una familia eclesiástica… La presencia de un obispo o la celebración del matrimonio en el templo, etc. entró muy tardíamente en Irlanda, con grandes aspavientos por parte de los Reformadores (los católicos del s. XII y los protestantes del XVI). De todos modos, es curioso que esa ley concreta lleve el nombre de Cáin, o sea, un derivado de “Cánon”. Pero también es sorprendente que la mísma contenga un amplio abanico de posibilidades de divorcio, que difícilmente se deben a influencia eclesiástica.

En la antigua Irlanda el matrimonio era un contrato privado entre dos familias. Como no existía el Estado, ni tampoco un sistema feudal pleno como el de Francia o de los Reinos Hispánicos, se trataba de decisiones económicas/políticas tomadas por toda la familia, que era la unidad legal básica, por debajo de la “tribu” o tuath. El negocio de casar a una hija/hijo era como el de hacer una compra beneficiosa o un alquiler de bienes o servicios.

He citado “hombre libre” aposta, porque era poca la iniciativa que tenía una mujer en esto. Unicamente en el caso de ser una heredera rica, como vimos en el caso de las dos Devorgillas, que se permitían hacer donaciones por sí solas. Pero ellas vivieron ya en un momento muy tardío y bajo otras condiciones, como la influencia anglonormanda (de sus familias políticas o de sangre). Por otro lado, existe una notable tradición literaria irlandesa en la que son ellas las que eligen y se llevan (a veces por la calle de la amargura) al elegido (Ej.: la historia de Diarmait y Grainne o el cuento de Deirdre y Noise, etcétera), lo cual es bastante curioso.

Así que la riqueza material de (la familia de) cada parte era importante. En el caso de la “pareja en los

Dibu: Lealsoria; Tudu & amigos, 2013.

bienes de una mujer” (nº 3), indica que la riqueza del lado de ella era mayor que la de él, lo cual favorecería que ella predominase en las decisiones económicas de la nueva familia.

También, en muchos casos, podían permitirse varias esposas en distintos grados de contribución y/o servicio. O sea, existía poligamia. Por ejemplo, un hombre podía tener una esposa principal, la cetmuinter (“primera de la familia”) en “contribución del hombre”, y otra(s) secundarias (por ej. “en visita”) convenientes a efectos de alianza temporal,  o por distintas circunstancias… o gustos, claro. Los artesanos y los filid (poetas, historiadores, etc.), gente errante por naturaleza, entrarían a menudo en ese tipo de matrimonios temporales.

Continuaremos con algo más de ésto en próximas entradas.

_______________________________

Fuentes: repositorio CELT (UCork); Fergus Kelly: A guide of Early Irish Law, DIAS 1995.

Una gran señora


Dervorguilla de Galloway, retrato idealizado del s. XVII (de Wilhelm Sonmans).

En medievalists.net le dedican una entrada a una señora medieval escocesa de nombre plenamente gaélico: Dervorgilla, fundadora de monasterios y promotora del Bailliol College de Oxford, nada menos.

Esto nos ofrece una ventanita a lo que podía ser una gran señora de plena Edad Media en Escocia/Inglaterra, teniendo en cuenta que, además de herencias por el lado paterno (escocés), hizo un buen matrimonio con John de Balliol a mediados del siglo XIII. Pongo la referencia porque en la wiki hay dos personajes con el mismo nombre: lo he mirado para asegurarme que el linaje era anglonormando. De esta manera nos podemos hacer una buena imagen de lo que podía ser Escocia en aquellos años: no todos eran de origen gaélico, ni hablaban exclusivamente esa lengua, a pesar incluso de los nombres…

Como dice la autora del artículo, el de John y Dervorgilla debió de ser un amor verdadero, porque a la muerte de él, ella conservó su corazón embalsamado en un relicario portátil, lo cual dio origen al nombre de la abadía de St. Mary de Dulcis Cor, hoy conocido como Sweetheart Abbey. Lady Dervorgilla además poseía una biblioteca, algunos de cuyos libros fueron a parar al monasterio, que se halla hoy en tanta ruina como otros establecimientos católicos, desde la Reforma de Inglaterra. Los monjes de este lugar fueron los herederos de su biblioteca, como puede verse en algún epígrafe (tal vez, de la propia mano Dervorgilla) y como se sabe por documentación.

Para mas detalles, ir al artículo original en inglés.

Romanesque doorway, the Nuns' Church, Clonmacnoise
Lo que queda del templo de Clonmacnois. (Rob Hurson, CC BY-SA 4.0, via Wikimedia Commons.)

Otra Dervorgilla famosa fue la esposa de Tighernán O’Rourke, rey de Brefne (en el Norte de Connacht, Irlanda), que también fue patrona de una de las mejores iglesias románicas que se conservan de la isla, la Iglesia de las Monjas de Clonmacnois. Según Anales y Crónicas, esta Dervorgilla (escrito Dearbhforgaill) fue secuestrada por Dermot mac Murrogh Kavanagh, lo cual provocó la llegada a Irlanda de los anglonormandos, precisamente.

La influencia de éstos en el desarrollo del monasterio femenino fue lo que, posteriormente, determinó que lo ocuparan las Canonesas Agustinianas de origen normando, aunque por poco tiempo, que ya se encontraba casi abandonado.

El Der– del nombre de estas damas, es una particula nominal de origen poético, que aparece en nombres femeninos gaélicos, y significa “muchacha, hija” como Derfile, Derfinne, Darerca… que aparecen asociados a personajes mitológicos y a santas, en las fuentes literarias irlandesas.

Cuando no volverán


Aquí va enlace a una estupenda web y a una buena entrada acerca de la pérdida de parte de nuestro Patrimonio medieval a consecuencia de… la política de Estado (the infamous Desamortización) y económica, de “herederos”… Y luego, falta de planes acerca de su remedio. Sí, bueno, admito que lo que cuenta ya no tiene […]

“Por la gloria de Clonmacnois”


Buenos días, bienvenidos al bosque de las muchas hojas.

Ya habéis visto que en la pestaña Mi Novela hay una entrada nueva. ¡”Por la gloria de Clonmacnois” hace una segunda oferta con descuento directo!

No puedo decir mucho de la novela sin “hacer spoiler” como dicen ahora, así que… contaré algo histórico, para ir empezando.

La novela se basa en una realidad: la tradición acerca de la existencia de un libro titulado “El volumen del Lomo de Nieve” (Cín Drómma Snechta), cuyo título y posible autor recorría las “tertulias literarias” de los scriptoria irlandeses hasta el s XI. Se trataría de librito de pequeño tamaño -cosa de medio folio moderno- en el que habría estado… ¿qué? En la grandiosa recopilación del Lebar na hUidre (que se escribió en el s. XI-XII en Clonmacnois) aparecen varias historias que “habrían estado dentro” del Cin Dromma Snechta.

Pero hay que tener en cuenta que el LU se desencuadernó y se descuartilló desde el siglo XI-XII hasta el siglo XIX. Es decir, que le faltan bastante páginas y el orden medieval de las mismas está alterado… Thurneysen, a principios del siglo XX estableció una hipótesis sobre el misterioso “Volumen del Lomo de Nieve”, y hasta sale en la wikipedia… ¿Un libro perdido en el marasmo que vino a partir del s. XII? ¿O es que ese libro era como la supuesta novela escrita por Cide Hamete Benengeli que aparece en El Quijote, un tópico libresco medieval? Los irlandeses sabían de tópicos más que nadie, en ese momento…

El resto de “Por la gloria…” es imaginación: ¿de dónde salieron esas referencias al “Quinio del Lomo de Nieve” que se conservan en el Lebar na hUidre? ¿De una copia ya perdida o del original? ¿cómo era el original, dónde se encontraba? ¿querría su dueño prestárselo sin más al escritorio del gran monasterio, o tenía motivos para no hacerlo?

Genealogía y cargos monásticos de los Meic Cuinn en los Anales (según Kehnnel, 1997.)

Esto último recoge las preocupaciones del protagonista de “Por la gloria de Clonmacnois”, un personaje medio en la Historia, medio en la imaginación, como me gusta crearlos cuando escribo narrativa histórica. Máel Muire mac Célechar proporciona una buena base: un magister scriporium que está en la sombra de la Hª pero relativamente bien conocido su origen familiar.

¿Encontrarán el libro Máel Muire y sus compañeros?

Ahora podéis encargar la novela a 15 euros, pinchando en el botón de compra de Paypal que está en la columna de la izquierda.

El envío del libro llega directo desde la casa de quien esto suscribe (por lo cual es importante poner bien vuestra dirección postal) sin cargos por la compra y con un detallito personalizado que… ya me contaréis…

Cordial saludo a todos los que esto leyeren.

 

Video: gallowglass


 

 
Este video lo traigo de la página que os mencioné hace unos días, la de Claíomh.
Como está en italiano (y viene del inglés), gran parte de lo que dicen es entendible para los que saben algo de ese idioma, o son capaces de leer la transcripción que ofrece YouTube.
Por mi parte, quedo impresionada por conocer, y feliz de daros a conocer, una parte básica de la Historia de Irlanda y del mundo gaélico en general.
Y de la europea, puesto que estos personajes, los gall óglaich, no eran desconocidos, ya que actuaban como componentes de fuerza militar al servicio de señores con alguna relación anglonormanda o angloirlandesa… aunque poco a poco (o por un lado y por el otro) se fueron “hibernizando” (recordemos: hiberniores hibernis ipsis) y la influencia mutua en formas cotidianas de vestir, peinarse, relacionarse con los de clase inferior, etc. sería patente.
La información de que les acompañaban dos servidores ya fue recogida por cronistas ingleses del s. XVI. (lo comenté en esta entrada vieja) en relación con los jinetes irlandeses. Lo de que cobraban en ganado es de lo más normal, teniendo en cuenta la moneda corriente en Irlanda en el s. XIII y que estos hombres vivían en el terreno, donde abundaban y valían más las vacas que las monedas. 
El documental está correctamente contado y no digamos ya interpretada. Muestra del gran trabajo de Dave Swift y los Claíomh, y de otra gente afín, como el fabricante de armas para recreación.
….Y de la clase de documentales que se estilan en la TV de allá… Espero que los/as más aficionados/as a la Historia Militar disfruten con la cosa. Yo ya con ver a ese hombre poniéndose un léine amarillo, me conformo. Otro día hablaré de los léinte amarillos.
(Y de que siempre salga el mismo castillo escocés en todos lados, no hablaremos).

*********************

Repetimos nota lingüistico-histórica, porque en la transcripcion italiana del video no se capturan tales menudencias.

* Gallowglas es un anglicismo derivado del gaélico “gall óglach“. Significa “guerrero extranjero” (en singular) cf. eDIL s.v.1 Gall. porque en gaélico el plural se hace de otra manera. Mirad el término en la wiki y comprenderéis.

Se menciona el “scían” (“skiin”) un puñal de origen escandinavo, por lo poco que sé de sus tipologías, aunque el nombre es viejoirlandés y el objeto sufrió muchas variantes a lo largo del tiempo, testimonio de la influencia de unas culturas sobre otras.

Aparece también un palabro muy del gusto del escriba medieval irlandés: cath barr o yelmo. El cotún, la camisola acolchada (de lana y algodón) para llevar debajo de la cota de mallas como protección, suena a préstamo franco-normando, lo normal.
El “camisón” amarillo que algunos llevaban debajo, testimonia su lado irlandés: es un léine (de lino) que se llevó hasta muy tarde en la isla, aunque parecezca una cosa raruna y dificultosa para moverse en la lid. Léne y bratt (capa de lana) eran el vestido antiguo normal de los irlandeses.
No estoy segura del nombre del hacha, pero bien podría ser túag de la que eDIL da varios testimonios extraídos de Analistas (Ulster y Cuatro Maestros), que corresponden a la época que describe el video (s. XIII), por ejemplo fer tuaighe (“hachero”, aunque referido a un carnicero, no a militares) y coic cet déc túagh, “mil quinientas hachas” (AU), que no pueden ser azuelas de tallar madera.
Espero vuestros comentarios. GRMA.

Corazón oscuro


León Arsenal, Corazón oscuro. La esfera de los Libros, 2014.

Este libro me llegó por amistad y por amistad diré que lo he disfrutado muchísimo. Tiene el final más bonito y poético que jamás me he encontrado en una novela histórica.

En otros libros del mismo autor que he leído, las mujeres tienen un protagonismo que nada debe a las bobadas que muchas veces se atribuyen en estos tiempos posmodernos a “lo que puede hacer una mujer”. Aquí se visualiza perfectamente lo que podrían haber hecho en tiempos pasados. Que lo hicieran o no ya no es cosa de novela, sino de Historia. Novela e Historia son dos cosas son muy distintas: Historia es la realidad (que pudo ser asquerosa y estropearnos los sueños) y lo otro es lo que un escritor o un poeta imagina y, a través de ese acto creativo, nos muestra su habilidad, su capacidad de maravillarnos, quizá sus sueños.

Jessica Lewis en Pexels

Así sucedía en Bandera Negra, que ya reseñé aquí: no era la libertad la que llevaba a la protagonista femenina a estar en un barco pirata. Era precisamente la proteción que le daba la familia. Una protección peligrosa, pero efectiva, y que no excluía ni su libertad, ni su feminidad.

En este caso, vuelve a suceder: no es la libertad, y mucho menos un capricho, lo que lleva a la protagonista femenina a hacer lo que hace. Pero eso que hace, la define.

León Arsenal crea un personaje femenino que, en mi opinión, “se come” a todo lo que ha pasado antes de su aparición y a lo que pasa despues. Una mujer con un carácter complicado -caprichosa, sí; obstinada, también…- pero que va transformándose sutilmente poco a poco hasta el momento final.

Al amigo que me lo regaló le doy las gracias porque me parece un libro maravillosamente escrito, muy bien documentado (perfectos esos escoceses que no hablan gaélico, cosa de bárbaros de más al norte y más al oeste) y perfecto en la visualización de movimientos, batallas, hogueras en la noche, polvo y sudor, para ilustrarnos sobre un hecho poco conocido de la Reconquista (ya en el siglo XIV) y fantasearnos con un personaje de lo más romántico y maravilloso de su escritura.

Recomendabilísimo para quienes sepan apreciar la buena escritura de historias maravillosas.