Fuimos los primeros


Video que fue proyectado en el Museo Naval de Madrid en la exposición temporal “Fuimos los primeros. Magallanes, Elcano y la vuelta al mundo” celebrado desde septiembre de 2019 a marzo de 2020. ¡Maravilloso!  

Un humanista de sangre caliente ( O’Sullivan 1)


Lorenzo Lotto, Retrato de caballero con guante (1542-44). Pinacoteca di Brera, Milán.

(Esta entrada se publicó originalmente en 2012, los datos han sido revisados y actualizados).

Que los inicios del siglo XVII en España eran bastante alatristescos no es nada que sorprenda a quien sepa de esta parte de la Historia de España. Que los duelos -consentidos o sin consentir- y las puñaladas traperas eran cosa de todos los días en la calle, también es cosa sabida… al menos según las novelas de Pérez Reverte.

Pero, ¿a que no sabíais la historia de un irlandés que en 1618 se batió en un duelo en Madrid, con un resultado inesperado? ¿Y qué tal si dijera que el irlandés en cuestión no era un desgarramantas de callejón oscuro, sino un humanista, soldado y escritor de obras históricas y geográficas?

Estoy hablando de Don Felipe O’Sullevan Bearra, como él mísmo firmaba, nacido en Irlanda en 1590 y muerto en España unos setenta años después. Era sobrino de Dónal Cam, el de la Larga Marcha que he relatado en este post, y el historiador que la narró con brío y nostalgia, muchos años después.

Felipe O’Sullivan nació en la isla de Dursey, al extemo de la península de Beare, en el actual condado de Cork. Su nombre de pila era Félim, un nombre de santo nativo, españolizado de la mejor manera posible, como era costumbre entre los que llegaban aquí.

Tuvo nada menos que diecisiete hermanos, trece de los cuales murieron durante las guerras en Irlanda. Otro, Daniel, murió luchando bajo bandera española en aguas del Mediterráneo. Tras la derrota de Kinsale, en 1602, Felipe fue enviado a Galicia con su primo, el hijo de quien por entonces era jefe de la familia: Donal Cam O’Sullivan Beare. Se educó en el Colegio Irlandés de Compostela, donde estudió Humanidades, Latín y nociones de Teología con distintos tutores, tanto irlandeses como españoles. Dedicado luego a la carrera de las Armas, cumple el prototipo del soldado humanista, pues compaginó la milicia con la reflexión teórica y la escritura de varias obras de carácter histórico, descriptivo y reivindicativo de su nación. Fue su actividad como historiador y adalid de la causa irlandesa lo que le valió la fama.

La prominencia adquirida por su familia en España le sirvió para ser un activo agente a favor de la intervención española en Irlanda, durante los reinados de Felipe III y Felipe IV, mediante escritos propagandísticos, pero también con acciones “de lobby” en la Corte, como la presentación y aval de proyectos concretos para ocupar enclaves de la isla y ayudar a una revuelta general contra Inglaterra desde Munster, acciones que debían ser capitaneadas por su familia.

En 1619, Felipe O’Sullivan sirvió en la armada española (¡que por entonces estaba aliada con los ingleses!) en acciones militares contra los piratas berberiscos del Mediterráneo. Es curioso, porque muchos O’Sullivan fueron marinos en los siglos posteriores. Un hermano de Felipe murió en este servicio a nuestra nación.

Sin embargo, el empeño en el que más prevaleció fue el de asesor de la Corona Española en materias irlandesas, lo que llevó a cabo durante la década de los años 20 del s. XVII. Se amparaba en la militancia del partido de exiliados irlandeses apiñados en torno a su tío y, a la muerte de éste, alrededor del heredero, su hijo Dermot, que llegó a tener gran influencia en la Corte como Mayordomo de Palacio de Felipe IV.

Además, Felipe era un irlandés de sangre caliente: a los 38 años no tuvo empacho en batirse con un caballero angloirlandés, que hoy se sabe era un espía a sueldo de la Corona Inglesa. A consecuencia de la refriega, en la que hirió a su oponente, éste mató al héroe de guerra Dónal Cam O’Sullivan. Vamos a ver la escena.

DUELO A LA HORA DE MISA

El jefe de la familia O’Sullivan Beara, que vivía en Madrid, había prestado dinero y confianza a un angloirlandés de nombre John Bathe que, al parecer, en cierta ocasión le faltó al respeto o tuvo una disputa con él por motivos económicos. Es una de la versiones que circulan sobre el asunto. Pero este John Bathe no era un desconocido en España, pues había trabajado en materias “altamente sensibles” en Irlanda y en la Corte mucho antes de 1618. Ya por entonces, empezó a sospecharse de él en círculos irlandeses, que lo denunciaron en la Corte por espionaje.

El Arzobispo Florence Conry (Flaithrí Ó Maolconaire), un personaje muy influyente del grupo de exiliados, escribió al Rey informándole de que era posible que dicho caballero, hábil y astuto, estuviese llevando a cabo acciones «de serio deservicio a Vuestra Majestad, a Dios y a mi nación». La carta tiene fecha de Abril de 1618. En Mayo de aquel año el Consejo de Estado recomendó no confiar más en John Bathe, pero aún no se había tomado ninguna medida concreta contra él, cuando Felipe O’Sullivan, en defensa de su pariente ofendido, se batió con él junto al convento de Santo Domingo de Madrid.

«Desde el principio del combate, Bathe estaba aterrorizado y daba grandes voces, constantemente cedía terreno y Felipe le hirió en la cara con un golpe y lo habría matado de no ser porque Edmund O’Moorey Gerald mac Morris, que habían sido enviados por O’Sullivan, con dos caballeros españoles, lo protegían, y proque Felipe fue entonces arrestado por un oficial de la Justicia.»

El relato del propio Felipe O’Sullivan, se vuelve novelero como la escena de capa y espada que es:

«Se juntó una turba de gente de todos lados y, entre otros, vino O’Sullivan Beare, que llevaba un rosario en la mano izquierda y los guantes en la derecha. John, al verlo desprevenido, que no se daba cuenta del peligro y que miraba hacia otro lado, se abrió paso entre la multitud y lo acuchilló por el hombro izquierdo y el cuello, matándolo. Felipe forcejeó con el oficial de la ley, se escapó y se escondió en casa del embajador de Francia, el Marqués de Seneccia. John fue puesto en prisión con su pariente Francis Bathe y con O’Driscoll, pariente de Felipe, que estaba presente en la pelea.»

El funeral por Dónal O’Sullivan tuvo lugar en el mismo convento a día siguiente. Quien pagó los gastos del mismo fue ni más ni menos que Diego Brochero, el almirante que había llevado la flota española a Kinsale.

A mediados del siglo XVII se pierde la pista de Felipe O’Sullivan. Parece que, según una carta dirigida al Marqués de Ormond, murió en 1660, dejando una hija adolescente y una hermana, recluída como monja en un monasterio.

En todo caso su obra, recuperada hoy día en papel y en virtual, queda como testimonio de tan interesante personaje hiberno-español. Hablaremos de esa obra escrita más adelante.

(Según parece, el convento de Santo Domingo de Madrid desapareció cuando la Desamortización. Así que los huesos de Dónal Cam ya forman parte de (la capital de) España.

******************* (continuará)

 

Divulgación de gran altura


Espléndida pieza de divulgación histórica a cargo de pedro Luis Chinchilla. Es de 2017, pero da igual porque las noticias de su web permanecen en la Historia. Para eso sirve esta cosaquenoesCiencia, la Historia: para conocer y no olvidar. No olvidar que somos humanos. *************** (Lo mismo que yo, que no sé donde habré puesto […]

Aprender plus


De Pedro Lira Rencoret – Museo Historico Nacional, Santiago, Dominio público (wikipedia)

Pues no me había fijado en el estupendo blog de Academia Play, ¡merece mucho la pena hacerlo!

Este artículo (y la ilustración+bocadillos con el tramo sevillano del Guadalquivir) es estupendo para entender cosas y repasar Hª Moderna y (un poquito) evolución de las ideas y los términos históricos.

¡Notable alto!

 

Qué bonito, si pudiera ser


Una noticia de mi puebro. Esperanzadora, quizá, si no estuviéramos en estos tiempos… La zona es una de las avenidas más bonitas (con no poco arbolado) del Real Sitio, aunque sí, con creciente degradación. En planos antiguos que alguna vez vi y no se me ocurrió fotografíar, también constaba un cuartel llamado “Guardias Irlandesas”, que […]

Kerne: guerrilleros irlandeses del s. XVI


Este texto lo obtuve de la edición resumida y en inglés de la obra de Felipe O’Sullevan Beare que mencioné en en otro post y se encuentra en el repertorio CELT de la Uni. Cork.
Matthew Byrne, el editor, juzgó bueno anexar unos apéndices de fuentes anteriores que describen hechos o cuestiones relacionadas con la Guerra de los Nueve Años, en cuyo contexto se enmarcaba la obra de O’Sullevan. Uno de tales fragmentos es el que viene a continuación. Procede de una obra inglesa del 1600 acerca de las campañas de 1599 en Irlanda. Fue editada por primera vez en 1843 (Tracts relating to Ireland, Ir.Arch. Soc. vol. II, pp. 7-8, Dublín).

Las ilustraciones, como no podía ser de otro modo, proceden del Derricke  y del famoso dibujo de Alberto Durero, que retrata a unos irlandeses al servicio de algún señor en Alemania.

Vamos con el fragmento de 1600:

Sus fuerzas son de tres clases: jinetes, “gallowglass” y Kernes.

Los jinetes están armados con una protección en la cabeza, camisas de malla o chaquetillas, una espada, una daga de doble filo y una lanza. Montan sobre cojines de cuero o almohadillas, sin estribos, y en esto se diferencias de nosotros: al encontrarse con el enemigo, no llevan los bastones o lanzas debajo del brazo, ni las apoyan de ese modo, sino que lo cogen por enmedio y lo llevan por encima del hombro, y así acometen. 
Cada jinete tiene dos o tres caballos, y cada caballo va con un criado: el caballo de servicio está siempre suelto y el criado, que lleva su arnés y su lanza, monta sobre el otro o sobre un trotón. 

Los “gallowglass” son hombres escogidos y seleccionados de grandes y poderosos cuerpos, crueles y despiadados. Ellos son la fuerza más grande en la batalla, pues escogen más bien morir que ceder, así que cuando se llega a luchar cuerpo a cuerpo, o son rápidamente muertos o vencen. 
Van armados con una camisa de malla, un casco y una daga de doble filo. El arma que más usan es un hacha o alabarda de seis pies de largo, cuya hoja es un poco como la cuchilla de un zapatero, y sin pica, cuyo golpe es mortal aunque sea ligero. Y así armados, cuentan con un hombre para que le lleve el arnés y un muchacho para que le lleve las provisiones, y por así decirlo son como para ser utilizados cuando se los necesita y ochenta de ellos forman un batallón (battell) de gallowglass.

Fuente: wikipedia.

El kerne es una especie de infante, ligeramente armado con una espada, una rodela de madera o un arco y un haz de flechas con cabeza dentada, o con 3 dardos que tiran con maravillosa facilidad y puntería, siendo un arma muy molesta para el enemigo, especialmente para los jinetes para quienes es mortal. En estos últimos años, han practicado con el mosquete y el arcabuz y se han hecho muy buenos y listos en disparar. Algunos, usan a los “dalonyes” o mozos de caballos como cuarta forma (de soldado) pues los llevan al combate; se trata de los más bajos y ruines de su país, y no menos útiles en el campo de batalla para dar de comer o peparar a los caballos que dañinos para el enemigo con sus dardos.

pintura antigua
Pintura escuela holandesa (1594)

Como la mayoría de las imágenes se repiten un poco por todas partes, os recuerdo la decoración de la tumba de la Abadía de Roscommon que salía en el documental de Focus, que enlacé hace unos días. Se trataba de una representación de “gallowglass” de época (s. XV) enmarcados en sendos arcos apuntados, en la tumba de Felim O’Conor. El motivo de estos guerreros acompañando a su señor más allá de la vida, parece que era algo normal en la escultura funeraria irlandesa.

Finalmente, en la imagen de la derecha, el kerne está idealizado al más alto grado.

No sé si es por tratarse de alguien “del otro bando” (?) o por que un caballero inglés (?) no anda por el mundo con los malos pelos de los verdaderos y bárbaros kernes.

¿No son monas las puñetitas y la valona de encaje que me lleva el señorito?

 

*******(ESTO ES UNA ACTUALIZACIÓN DE UN POST DE FEBRERO 2010, el formato de la entrada puede alterarse debido a los cambios en el html de WordPress)****