Evangeliario de Mac Durnan (Actualización)


El evangeliario de Mac Durnán (image Lambeth Palace Library)

Lo traigo aquí para los que siguen preguntándose qué sería un “evangelio de llevar”, de los que se mencionan en mi última novela.

En inglés los refieren como “pocket Gospels”. Sin embargo, no he encontrado que en irlandés les llamasen otra cosa que soiscél, “Evangeliario”, aunque el tamaño roce lo que podía ser un Cín (Quinio). Mi impresión es que Cín es una palabra para designar no un tamaño, sino un tipo de libro: un repertorio, un diario (ya en lenguaje tardío o algo así.

Estuvieron en boga entre los siglos VIII y IX y al parecer se manufacturaron bastantes de ellos en los scriptoria irlandeses, cuyos monjes y presbíteros los usaban en labores misioneras, de ahí el tamaño, para llevarlo en el macuto con el que siempre se representa a los clérigos en la iconografía irlandesa.

Yo he tenido oportunidad de ver el Libro de Moling -que se expuso en el Trinity, me parece que en 2015- que se parece mucho en estilo y tamaño. Intriga la forma de esa X que forma parte del acrónimo de Cristo en griego (ChiRo) , y es el mismo diseño que la del Libro de Kells, pero con otra decoración interna y colores oscuros. Sin duda, era un tópico en la iluminación irlandesa.

El estilo de las figuras es algo diferente all de Kells, más plano, pero no menos colorido. En este caso, el tamaño importa… para el iluminador.  Claramente, el de Mac Durnan es un trabajo delicado, destinado al lujo.

Este evangeliario se conserva en Londres, debido a que fue un regalo del abad de Armagh Máel Brígte mac Durnan al rey sajón Athelstan, piadoso coleccionista de reliquias; así que desde el origen, el libro ha estado en Britania.

Para algún detalle más, leer entero el artículo de Irish Archaeology, que se publicó nada menos que en 2015… y que allí sigue, ¡daos prisa, por si acaso!

(Este post de Mujerárbol fue publicado en febrero de 2018).

 

Escrito por San Patricio (entrada de 2010)


Foto de Steven Hylands en Pexels

Para celebrar el día (17/3/2010), os dejo un fragmento escrito por el propio santo, en el que vemos que fue uno de los primeros atacados por la hibernitis:


Y después de unos años me encontré de nuevo en Britania con mis parientes, que me acogieron como a un hijo y me pidieron, en confianza, que después de la gran tribulación que había pasado no me marchara a otro lugar lejos de ellos.
Y entonces, en una visión por la noche, vi a un hombre cuyo nombre era Victoricus, viniendo como si fuera de Irlanda, con innumerables cartas, y él me dio una de ellas, y leí en el comienzo de la carta: “La voz de los irlandeses.” Estaba leyendo el principio de la carta y me pareció en ese momento escuchar la voz de los que estaban junto al bosque de Foclut, que se encuentra cerca de la costa occidental, y lloraban con una sola voz : «Te rogamos, jóven santo, que vengas y camines de nuevo entre nosotros.”
Y me hirió intensamente en el corazón, de forma que no pude leer nada más, y así me desperté.  
Gracias a Dios, ya que después de tantos años el Señor se lo concedió de acuerdo a su grito.

(Confesiones relato autobiográfico).

ACTUALIZACIÓN: después de 2010 se ha publicado el texto completo de las “Confesiones” de Patricio en varias lenguas y la edición crítica de Bieler, en este maravilloso enlace. Una fuente indispensable, fotos del Libro de Armagh aparte)

Manuscritos y “memorias” (una reflexión)


Folio de LU 59. Las Macgnímrada

Ahora que estoy repasando TBC I me doy cuenta de lo grande que fue la labor de los escribas y amanuenses irlandeses del s. X-XI. Debió ser hercúlea, ¿o hay que decir “homérica”?

Aquellos “bárbaros” que ya no lo eran, querían introducir su propia Historia en la del mundo. Esta era entonces la Historia escrita por Roma, que recogía la escrita por los Griegos, con sus dioses campando por el mundo, y la Historia Bíblica, o sea, todo aquello que dijera el Antiguo o el Nuevo Testamento. Por supuesto, con excursiones por los Apócrifos por si alguna cosa les resultaba extravagante (para incluirla, ¡menudos eran!) o paseos por donde hiciera falta.

Todo indica que el carro de guerra (y sobre todo el “falcado”) es un préstamo de la épica grecolatina.

Por supuesto que se apoyaban en la memoria oral de los profesionales denominados filid, pero ni estos eran Arqueólogos, ni Filólogos. Y tampoco eran superhéroes. Y aunque era probable que tanto los filid como los “nobles sabios” monásticos tuvieran barniz de conocimiento de los clásicos, ¡y del latín o el griego! tampoco se enfrentaban a ellos como nos enfrentamos nosotros.

Como mucho, matizaban con lo que aparece muchas veces en TBC I: “y como dicen otros…” (córugud eile) o “como dicen otros libros…” (agus libair aile córugud aile…) y así, se curaban en salud.

Arqueología

Y además: ¿cómo estaba el manuscrito del que estaban copiando?

El otro día leía unos datos sobre la famosa prueba de pluma de Mac Célechar. Parece ser que a mediados del s. XIII (cuando se hizo la redacción III de TBC) ya no era legible por desvaimiento de la tinta, y parte del texto tampoco lo sería, a lo que se sumaba la falta de comprensión del idioma. Sí, del propio idioma.

En la exposición que vimos el año pasado sobre El Cantar del Cid y Ramón Menéndez Pidal ya pudimos hacernos una idea de lo necesario para leer un documento del s. XIII y está escrito en un castellano lo suficientemente moderno como para que a los que estudiamos Historia en mi generación aún podamos leerlo transcrito sin modernizar y enterarnos de parte de lo que cuenta… Pero pertenecemos a una generación con cultura Universitaria “antigua”, aparte de habernos especializado en leer cosas viejunas, muy viejunas.

¿Cuántos siglos puede conservarse oralmente un hecho? Y no me refiero a una hazaña histórica, sino a detalles, por ejemplo: ¿cómo eran las vainas de la espadas de hace trecientos años? Y de qué manera se conserva el “hecho” (pachucho, reseco, momia, polvo eres, etc…) cuando alguien, feliz o inconsciente, lo recoge. Y también cómo lo recoge, si con pinzas o con una pala o con…  Me hizo mucha gracia -creo que ya lo conté en Mujerárbol– que en una de las rebeliones irlandesas del XIX se confiscaron las “armas” que llevaba un grupito de rebeldes y entre ellas resulta que había una espada, de esas pequeñujas, de la Edad del Bronce. Por supuesto, el confiscador no tenía ni idea de lo que era “aquello”, ¡pues la iba a tener el que la llevaba…! Pero lo que uno se encuentra en el suelo…

Así que, una vez expresada la vieja cautela escéptica del escriba del colofón latino de TBC II (otro que tal) expreso la mía propia: ni es Edad del Hierro todo lo que lo parece, ni pagano todo lo que aparenta. Las coincidencias de dos mil años, muchas veces son… criaturas nuestras.

La información importante (para entonces) no es la que creemos ver (ahora). Y, en general, soy escéptica sobre las coincidencias.

Actos en homenaje a la Armada Invencible


logo armadainvencible.org

Ya sabéis que todos los años para estas fechas se realiza en Irlanda un homenaje cívico y de recuerdo histórico a los hombres de la “Armada Invencible” que naufragaron frente a las costas de Sligo en el siglo XVI. Los miembros de la Asociación armadainvencible.org me han hecho llegar un máil donde listan los principales actos que tendrán lugar y que podrán ser vistos mediante enlace.

Debido a las condiciones de este puñetero año, lo que no han conseguido los ventarrones ni las granizadas de los años anteriores, va a tener que celebrarse todo via virtual, es decir, habrá que estar online para verlos y participar.  

-El día viernes 18 a las 21:00 se estrenará el documental sobre el naufragio de Francisco de Cuéllar EN INGLÉS. Podrás acceder desde este enlace de Youtube: https://bit.ly/3knpeWB

-Ese mismo viernes 18 a las 22:00, se proyectará el “cómo se hizo” de dicho documental EN INGLÉS y a través del enlace de Facebook siguiente: https://www.facebook.com/SpanishArmadaIreland/

El sábado 19, a las 21:00, estreno del documental sobre Cuéllar EN ESPAÑOL. Podrás acceder desde este enlace de Youtube: https://bit.ly/32zXMyJ

-El sábado 19 a las 22:00, conferencia EN INGLÉS sobre los descubrimientos arqueológicos de los naufragios desde el enlace de Facebook https://www.facebook.com/SpanishArmadaIreland/

El domingo 20 a las 13:00, misa desde la iglesia católica de Grange.

-El domingo 20 a las 17:00, homenaje a los caídos desde la playa de Grange desde el enlace de Facebook: https://www.facebook.com/SpanishArmadaIreland/

El domingo 20 a las 18:00, nueva conferencia sobre los descubrimientos arqueológicos de los naufragios desde Facebook: https://www.facebook.com/SpanishArmadaIreland/

TBC (siglas y manuscritos)


  • Existen tres redacciones del Táin: TBC I, TBC II y TBC III.
  • Ninguna es copia de la otra, al menos de los manuscritos que se conocen. Todas son distintas, incluso en lenguaje. Unas están más completas que otras. Unas se han editado en España, otras no.
  • Algunas parecen una “novela” o una leyenda, otras parecen… “entretenimiento para tontos” 🙃 (esto lo dijo un escriba al final de una de las versiones, no lo he inventado yo).

Las tres de la foto está en casa desde 1987-89, junto con la impagable “Stories from the Táin” de Best y Bergin, que después me ayudó mucho, pese a su escaso tamaño y vejez, es una edición de los años 40. Leer más »

Manais bréfnech


Leyendo este artículo sobre hachas vikingas -el portal es estupendísimo, no os perdais los videos (creo que ya hablé de esto en otra entrada, hace tiempo) me ha saltado una idea sobre las “lanzas con anillos” que menciona el Táin en algún lado.

En el excelente librito de J.P. Mallory & aa.vv. “Aspects of the Táin” (1992) se da escasísima credibilidad arqueológica a las “puntas de lanza con anillos” que aparecen en TBC I y TBC II. No sé si esta noticia podría ser una actualización de esa mirada (por eso la re-publico) pero claro… estamos hablando de una “duración larga” de la E. Hierro y de que al fin y al cabo la denominación edaddelhierro no deja de ser un remoquete de los arqueólogos, una cajita, vamos a decir. De ahí mi broma final. Tal vez merece la pena volver a pensar esas cosas… pero bueno: esta entrada vino precisamente (hace 4 años) por el aspecto visual de esas armas.

Le llaman “manais bréfnech” y lo traducen como “lanzas con anillos”. En el Togail Bruidne Dá Derga también se mencionan armas con anillos, y por supuesto, se mencionan en el Táin (I y II).

Bueno: pues parece que existían armas vikingas con anillos… pero a lo mejor no se trataba de orejetas ni ganchos como sugiere la traducción de TBDD y algunos han repetido. La foto lo muestra claramente.

El objetivo era proteger el astil del hacha, y en el caso irlandés, el de la lanza. Lo cual me lleva a pensar que tenía que ser algún tipo de pica, una lanza “larga” susceptible de sufrir golpetazos que la partieran. O sea, que no serían para arrojarse, sino para ser usadas en ataque a “corta” distancia.

No soy ningún especialista en estos objetos, pero ahí queda la cosa.

Bueno, no queda: mirando los videos (y las fotos) he visto otra cosa que se menciona en el Táin: saltar por encima de (la punta de) una lanza. Uno de los juegos habituales de CúChulainn, que ya hace tiempo se identificaron con “artes marciales”; lo son, pero de esas, no de los chinos.

Todo indica que, en efecto: el mundo del Táin era de la Edad de Hierro… pero más adelante; sobre el siglo VIII o IX EC.

Es que la Edad del Hierro terminó en Europa después de la I Guerra Mundial, ojito 😉