Verano


Que una está hartita de verano lo indica el que cada vez que sueña, lo hace de distantes lugares y tiempos donde la nieve predomina y hay mamutillos pastando en la lejanía, o más cerca.

Con fundamento


Panoramix cocinando con fundamento

Al pie de las descacharrantes “frikadas” de VoxHib en tuitele, me ha llegado este pequeño artículo del magazine británico History Today donde se da un repaso a la recepción del tema “druidas” a lo largo de la historia del término, de la historiografía. Desde las percepciones de los Griegos y Romanos -matizadas por la distancia geográfica y el conocimiento directo, además de por la necesidad propagandística de César- hasta las del siglo XIX y las necesidades de los nacionalismos grandes y pequeños.

Los hechos históricos acerca de los druidas son pocos, pero la misma escasez de evidencia tangible ha permitido que su imagen se reelaborase y se apropiase por los ingleses, los irlandeses los escoceses y los galeses durante más de 500 años.

Aparte de las palabras de moda en el academicismo algosajón (ej. “apropiación”) se trata de un artículo sencillo, que sirve para entender que la relación entre lo que realmente sabemos que fue y lo que nos gustaría que hubiera sido es bastante “fluída”. El provecho que se sacó de la imagen del “buen salvaje” occidental, hasta nuestros días.

Las fantasías, aunque no llegan a la zafia mentira descarada, son más bonitas, y conforman un panorama de colores que parecen satisfacer a todo el mundo en estos tiempos de silencio de la razón, o al menos, de la discusión con (algo de) fundamento.

El amigo VoxHib resume a su manera la cosa:

It’s only ‘Celtic’ if it’s from the Celtique region of France. Otherwise it’s just a sparkling antiquarian invention to designate a reconstructed linguistic family. Or a marketing scam to sell books, jewellery, pagan self-help manuals, tourist tat, ‘druid’ shite, and enya albums.

 

Suicidio lento


https://www.hoyesarte.com

Cuando vi este documental tan premiado, me quedó un sentimiento de desconcierto, más que de admiración por la hazaña. Ésta, es de las de decir “¡juerrr!” todo el rato. La verdad es que soy propensa a esa exclamación, sobre todo cuando veo documentales sobre máquinas ingeniosas, villas Barrocas o animales grandes.

Pero “Free solo“, me dejó desconcertada ante el desprecio por la vida que mostraba el protagonista, que no me parecía normal. A ver si me explico. Que no creo que el tipo sea un “anormal” o que, como dijeron algunos, su cerebro carezca de alguna conexión química que le impida ver el peligro.

Me la mandó un montañero

O que sea algo Asperger -no tengo ni idea de si eso cuadra en las características de este señor, o si tendría importancia que cuadrase-, o que esté como una cabra loca.

Leer más »

Atrevidas ignorancias (de arriba abajo)


Traza de Los Hitos @ Paz+Cal

He seguido por Terrae Antiquae la noticia publicada en El País a la que alude el artículo y me he asombrado (bueno, no mucho, que me voy acostumbrando) de la estulticia de los comentarios aparecidos en EP.

Me asombra bastante más que académicos se hayan “lucido” publicando cosas poco elegantes sobre el yacimiento toledano. Se hacen eco de ellas en un artículo anterior de HDP (“Hombre de Palo”, nombre de una calle de Toledo, por si aca) en el que se desata una polémica solo entendible en los pagos de la hispania pachunga, en la que el juego es “a ver quién es más listo que el profesor” y “esto pa mi convento”. Muchas veces, en la competición, al profesor se le arrojan cazcarrias en vez de argumentos, y listezas (palabro manchego de fácil entendimiento) en vez de razones. Y se atraen para el convento barreños del tinte y mangos de mantequera, en vez de otras cosas de valor…

Me enteré de la existencia del yacimiento de Arisgotas por un comentario de una amiga, rastreando la ruta de la gente que había hecho unos videos y reconstrucciones gráficas en Carranque. Una no puede estar en Donegal y en los Montes de Toledo a la vez, ¡qué le vamos a hacer! Así llegué a los videos realizados en 2016 por el Ayuntamiento de Orgaz para exponer el yacimiento de Los Hitos y alentar la implicación del pueblo en su conservación, lo cual me parece un asunto importantísimo.

Los videos me parecieron preciosos, y me queda la duda de si no los publiqué en Mujerárbol… pero no tengo tiempo AHORA de rebuscar en el archivo , porque debería estar escribiendo una tarea literaria y los pies se me están quedando heladitos.

Así que os dejo esta reivindicación del trabajo del equipo toledano, que me parece estupendo. El trabajo, y la reivindicación. Y el blog “Hombre de Palo”, que seguiré con atención a partir de ahora.

Origen: Del troleo a lo identitario [M.A. Díaz, J. Morín, J.R. Cal, A. Malalana, I. Sánchez Ramos] | hombre de palo

Leer y escribir


By Rene Asmussen, from Pexels

El ser humano que me inculcó el cariño por la lectura (he dicho cariño y no “amor” y “lectura”, no libros) fue un hombre al que sus padres sacaron de la escuela para cuidar cabras. Era mi padre. Trabajaba en los trenes, en las maniobras, enganchando y desenganchando convoyes.

De pequeña, me sentaba en las rodillas y me leía (o fingía que me leía) las aventuras de La Familia Ulises del TBO. Más tarde, traía de la Cuesta de Moyano paquetes de libros comprados al peso por unas pesetas, la mayoría eran ejemplares de “Selecciones del Reader’s Digest”, que eran mi delicia, mi inspiración y mi pequeño mundo en una casuca de corrala con paredes de tapial y sin agua corriente.

Mi padre nos leía los periódicos de entonces -estábamos en los Planes de Desarrollo de la Dictadura- y lo hacía con el tonillo del pregonero de alguna aldea remota, y terminaba diciendo “¡todo mentira!” y nos reíamos mucho con sus interpretaciones creativas de las noticias del día.

Así que cuando fui al cole, ya sabía leer “de carrerilla” lo que me pusieran por delante, y hasta dar algunas explicaciones sobre el significado de lo leído. Y tenía una libreta (sacada de alguna estación ferroviaria en trance de vaciarse) donde “escribía” historias de “accidentes”: iban unos ciclistas por una cuesta y uno se caía, ¡patapum!. Y estaba encargada de escribir las cartas a la familia dispersa por toda España, y de redactar la lista de la compra en el economato ferroviario.

Leer más »