Última Roma


Restos de la “ciudad de Cantabria” en La Rioja. De akendali, CC BY 3.0, https://commons.wikimedia.org/index.php?curid=54476762

“Ultima Roma” de León Arsenal, fue el primer libro editado en España que llevaba códigos QR insertados, mediante los cuales se accedía desde sus páginas a mapas, breves notas o a pequeños videos que contextualizaban la carga histórica de la novela.

La historia que cuenta está ambientada en una época tan de finales del Imperio Romano que raras veces aparece en el cómputo de “lo más leído” o, habría que decir, de “lo más editado”, y eso que “Roma”, como palabra, vende mucho.

“Ultima Roma” es un libro muy bien escrito, con varias tramas que se solapan de una forma muy atractiva. Hay un espía al servicio del Imperio realmente existente en ese momento, el de Oriente. Hay un contingente militar romano que también sirve al mismo Imperio, pero posee otras tradiciones profesionales, pues procede de las estepas asiáticas. Está el papel de las tribus hispánicas poco romanizadas… o más bien “retrocedidas” en su momento histórico, un retroceso que a mí —como medievalista— siempre me intrigó, y cuyo rastro se vislumbra tanto en Hispania como en otros sitios. Está también el papel de los germánicos (suevos y godos) ninguno de ellos recién llegados a la Península y los segundos, poco “bárbaros” ya. Y está el de los extranjeros venidos de otras partes el Imperio: el motivo britónico por el que una empezó a leer la novela…

los personajes contienen elementos que me gustan especialmente, porque no suelen aparecer en la ficción histórica al uso: lo simbólico, como por ej. que el espía sea ciego y por tanto se valga de otros para su labor, así como sus introspecciones de tono onírico entre paisajes surrealistas. O lo intrigante, como la mujer que guarda las máscaras militares de los romano—britones, ¿por qué una mujer y no el “bardo” que aparece con ella?

Todos estos elementos hacen muy atractiva una historia que transcurre en la Hispania todavía no controlada del todo por los visigodos, al lado norte del Duero y cerca del curso, hoy riojano, del Ebro. , aunque la historia empieza en Cordoba y se extiende también por la costa levantina… O sea, que Hispania como paisaje también tiene un peso tangible en la narración.

Quizá la única pega que le pondría es su final algo abrupto. Por lo demás, una obra que me hizo disfrutar como los niños con el desarrollo de la acción y entretenerme como la divulgadora histórica que me gustaría ser con las extensiones por QR.

Con “Última Roma” empecé a interesarme por un novelista entonces desconocido para mí al que ya sigo con interés y que en el momento que escribo esta reseña, creo poder considerar como un amigo.