Campus Galli goes on


 https://www.facebook.com/CampusGalliMesskirch/photos/pcb.3699752110071658/3699748513405351/

El otro día os contaba que, durante mucho tiempo el monasterio de San Galo, en la actual Suiza oriental, cerca del Lago Constanza, nutrió de libros relacionados con Irlanda a los ávidos de tales escrituras que “habíamos” por la Europa. Todavía alguno de los monasterios fundados por Columbano el de Bobbio y sus compañeros nos da alguna hiberno-sorpresa.

Creo que es poco conocida esa actividad irlandesa o “postirlandesa”, en Centro Europa: misioneros venidos de o educados en Irlanda, que desarrollaron su labor en las regiones más alejadas del Imperio Carolingio, en contacto con germanos todavía paganos. Por supuesto, Columbano y sus compañeros fueron los más importantes.

Creo que de esta sorpresa concreta me enteré en 2012 y ya he dado varias noticias aquí del proyecto de reconstrucción del monasterio de San Galo, tal como está esbozado en el plano que se conserva allí. Se hace con la colaboración de voluntarios cualificados, especialmente en oficios relacionados con la madera. El proyecto ya lleva en marcha unos años. Ver como avanza es una maravilla, y que incluso instituciones gubernamentales alemanas le ayudan, con pandemia y todo, anima al más pintado. Porque así se hace cultura como-tiene-que-ser.

El proyecto avanza despacito, como todo lo hermoso. Su página de Facebook tiene fotos dignas de verse, ¡cuanto trabajo bien hecho!

Video: gallowglass


 

 
Este video lo traigo de la página que os mencioné hace unos días, la de Claíomh.
Como está en italiano (y viene del inglés), gran parte de lo que dicen es entendible para los que saben algo de ese idioma, o son capaces de leer la transcripción que ofrece YouTube.
Por mi parte, quedo impresionada por conocer, y feliz de daros a conocer, una parte básica de la Historia de Irlanda y del mundo gaélico en general.
Y de la europea, puesto que estos personajes, los gall óglaich, no eran desconocidos, ya que actuaban como componentes de fuerza militar al servicio de señores con alguna relación anglonormanda o angloirlandesa… aunque poco a poco (o por un lado y por el otro) se fueron “hibernizando” (recordemos: hiberniores hibernis ipsis) y la influencia mutua en formas cotidianas de vestir, peinarse, relacionarse con los de clase inferior, etc. sería patente.
La información de que les acompañaban dos servidores ya fue recogida por cronistas ingleses del s. XVI. (lo comenté en esta entrada vieja) en relación con los jinetes irlandeses. Lo de que cobraban en ganado es de lo más normal, teniendo en cuenta la moneda corriente en Irlanda en el s. XIII y que estos hombres vivían en el terreno, donde abundaban y valían más las vacas que las monedas. 
El documental está correctamente contado y no digamos ya interpretada. Muestra del gran trabajo de Dave Swift y los Claíomh, y de otra gente afín, como el fabricante de armas para recreación.
….Y de la clase de documentales que se estilan en la TV de allá… Espero que los/as más aficionados/as a la Historia Militar disfruten con la cosa. Yo ya con ver a ese hombre poniéndose un léine amarillo, me conformo. Otro día hablaré de los léinte amarillos.
(Y de que siempre salga el mismo castillo escocés en todos lados, no hablaremos).

*********************

Repetimos nota lingüistico-histórica, porque en la transcripcion italiana del video no se capturan tales menudencias.

* Gallowglas es un anglicismo derivado del gaélico “gall óglach“. Significa “guerrero extranjero” (en singular) cf. eDIL s.v.1 Gall. porque en gaélico el plural se hace de otra manera. Mirad el término en la wiki y comprenderéis.

Se menciona el “scían” (“skiin”) un puñal de origen escandinavo, por lo poco que sé de sus tipologías, aunque el nombre es viejoirlandés y el objeto sufrió muchas variantes a lo largo del tiempo, testimonio de la influencia de unas culturas sobre otras.

Aparece también un palabro muy del gusto del escriba medieval irlandés: cath barr o yelmo. El cotún, la camisola acolchada (de lana y algodón) para llevar debajo de la cota de mallas como protección, suena a préstamo franco-normando, lo normal.
El “camisón” amarillo que algunos llevaban debajo, testimonia su lado irlandés: es un léine (de lino) que se llevó hasta muy tarde en la isla, aunque parecezca una cosa raruna y dificultosa para moverse en la lid. Léne y bratt (capa de lana) eran el vestido antiguo normal de los irlandeses.
No estoy segura del nombre del hacha, pero bien podría ser túag de la que eDIL da varios testimonios extraídos de Analistas (Ulster y Cuatro Maestros), que corresponden a la época que describe el video (s. XIII), por ejemplo fer tuaighe (“hachero”, aunque referido a un carnicero, no a militares) y coic cet déc túagh, “mil quinientas hachas” (AU), que no pueden ser azuelas de tallar madera.
Espero vuestros comentarios. GRMA.

Espada


Kerne (http://www.claiomh.ie/media-film-tv-and-stage.html)

Comenté a alguien en Slack que existía en Irlanda un grupo de recreación histórica, “Claíomh”(*), a cuya página hago aquí un enlace.

Lástima que del cortometraje que mencioné entonces (The last grasp) ya no se vea el movimiento, ni se escuche el sonido.

Creo que no es el primer enlace que les hago. Pero ya no sé si siguen siendo grupo o qué, porque encima… ¡ay, hace demasiado tiempo que no voy por mi tierra! (no maldeciré lo suficiente a este virus).
Pero sé que Dave Swift (alma y arma del asunto) tuvo parte en la reciente filmación de la historia de Francisco de Cuéllar y los naufragos de la Armada en Sligo, y que aparecieron también en la increíble película (rodada en Flandes, ambientada en Irlanda… ¡qué cosas!) “El guardián de la reliquia.”

En esta, se oyen parlamentos en irlandés antiguo, muy cuidado en tono y pronunciación, que debía de ser bastante distinta de la del moderno irlandés, de escuela… aunque obviamente no hay grabaciones de la época.

Todo eso se sabe/conjetura mirando esos manuscritos ajados.

El trabajo de esta gente me parece de lo más impresionante que he visto en recreación. Porque, normalmente, se suele ver mucho “celta” en gayumbos y abusando de las pieles (¿de gato?), como si no supieran de la existencia del cuero

Merece la pena echarle un ojo a la página de enlaces y… bueno, si alguien un día quiere hacer alguna recreación de irlandeses del XVI llegando a España, ya sabe.

————–

(*) Cláíomh es la escritura s. XV/XVI del irlandés antiguo glaideb/claidib…, como véis, tiene la raíz cla/gla… que aparece también en “gladius”. Sí, de ahí procede el gaélico casi contemporáneo “clai-mhór” (claimore para los bearla-parlantes, “glaiwor” para los curiosos) que ya aparece en las novelas románticas de Walter Scott, ambientadas en el XVIII).

Caligrafía


IMG_20160722_132549 Mi primer contacto con la caligrafía medieval.

El disfrute de una técnica que… ya conocía, aunque sobre otro soporte y con un proceso distinto de realización. IMG_20160724_193604

Necesitaba saber como es el tacto y el resultado final del pergamino (vitela). Resultado: Me agrada mucho más que los papeles, aunque tengan mucha calidad. Pero aun quiero probar la pluma de verdad, o el cálamo

Mis ensayos: muy limitaditos por la falta de vista.

IMG_20160724_193652

Y encima la cámara no ha hecho bien su trabajo… Grrr.Leer más »

Hurstwic: Formas de combate vikingo


Los amantes de los episodios de capa y espada podeis divertiros un ratito con estos videos de breves escenas, reconstruidas sobre movimientos de ataque y defensa descritos en verdaderas sagas escandinavas (están al lado, en lengua original). Es un punto a favor de la veracidad de las sagas en este aspecto, por lo cual, ahora tendré que ver si se ha intentado con las descripciones irlandesas.

Lo último que sabía era que no parecía muy realista partir a un tio por la mitad hasta el ombligo con una espada de tradición “lateniense”. Pero hay que tener en cuenta que (a) las descripciones irlandesas se escribieron después o mientras los espadones escandinavos estaban funcionando en Irlanda, y ya lo creo que podían partir a un tio en dos, como comentan en esta página; y (b) se sabe que la superior tecnología armamentística de los escandinavos tuvo eficacia tanto como atractivo sobre las armas irlandesas.

Los reconstructores son estupendos (¡como se mueve “el viejo”!), los resbalones en la nieve, reales; las armas, perfectas y el montaje de las escenas muy didáctico: no hay saltos de fantasía a cámara lenta ni “cuchulanadas” exageradas, a mi me parece que se palpa más la violencia que haciendo el pena dando brincos ninja. XD

Tampoco hay gore: las muertes se funden en negro con graznidos de cuervo, lo cual es un plus a favor de la didáctica. ¡Un hurra por estos vikingos del siglo XXI!

Hurstwic: The Shape of Viking Combat.

Medieval


Delicioso film de 20 minutos que hay que ver: El Salterio de Luttrell. Es como si estuvieras viendo las iluminaciones del propio libro.

Las cuatro estaciones en una aldea inglesa del s. XIV, estupendamente bien recreada por actores no profesionales que saben moverse y no solo “posar”, ¡fantástico para todos los que amamos el mundo medieval! Y no digo nada de las imágenes de naturaleza…