Perros y zorros


Paseándome por los Anales irlandeses, cosa que hoy es posible gracias a la digitalización de fuentes que llevan a cabo distintas instituciones, he encontrado varios nombres personales que llaman la atención por estar relacionados con animales, cuya simbología es esencial para entender el mundo irlandés medieval… y quizá, la presencia de elementos más antiguos en él.

Se trata de personas que llevaban nombres de perros, zorros o lobos.

 

Según algunos, en su origen tales nombres podían ser totémicos, es decir: daban nombre a un grupo de descendientes de un antepasado mítico. Pero en el mundo cristiano eran recogidos por el “poder evocador” de su propia simbología.

Esto es fácil de explicar cuando el nombre es plenamente cristiano: “Columba” o “Máel Colum”, por ejemplo. son una paloma y el devoto o siervo (Máel) del santo que lleva ese nombre de ave, tan simbólica en el cristianismo (Ojo, que no todos los santos irlandeses llevaban nombres tan evidentemente cristianos y tan de origen latino…).

Hay una lectura básica en el mundo de los Estudios Célticos que es el “Hounds, heroes and hospitallers in Early Irish myth and story” de Kim mc Cone (boletín Ériu, nº 35, 1984), en el que se explora el sentido de los nombres caninos y las apariciones de estos animales en el contexto literario-mitológico irlandés. El ejemplo más claro es Cú Chulainn, el Perro de Culann. Era un guardián, pero también destructor, una especie de “fuera de la ley” que cumple funciones cíclicas destructivas, como los dibergaig que aparecen en algunos relatos. Esos, eran bandas de jóvenes destructivos, ajenos al común de la sociedad, que refuerzan la capacidad homogeneizadora y ordenadora de esta, introduciendo precisamente el caos que ha de ser neutralizado.

No es raro que los Ulaid, los Ulates, sus paisanos, estén relacionados con el lobo.

Hubo un rey (más mítico que real) de Munster llamado Cú gan Mathair, “Perro sin madre”, cuya genealogía en verso se atribuye a Luccreth de los Ciarraí, un poeta bastante conspicuo del s. VII. Hubo también un Mac Con Brethan (hijo del Perro de Britania), varios Cú Roi y, finalmente, un Cú Medha, señor de Tethba, que aparece en una nota necrológica relativa al año 1.100 en los Anales de Los Cuatro Maestros (hechos en el s. XVII).

Estos Anales quizá se basaban en los desaparecidos Anales de Clonmacnois, pues en la entrada se informa de que Cu Medha murió en Clonmacnois en ese año, al final de una peregrinación funeraria, que era la que muchos nobles irlandeses llevaban a cabo cuando sospechaban que iban a morirse (de forma natural).

Foto de Tobias Bjørkli en Pexels

Cú Meda significaría “Perro del Hidromiel”. Esta bebida tenía un alto valor simbólico y real, pues no se trataba simplemente de agua endulzada para entonarse. Era la que se daba a los reyes como símbolo de soberanía. El perro del Hidromiel pues, era el guardián de la Realeza.

Este Cú Medha, el que murió en Clonmacnois, era el jefe de una de las familias más importantes del territorio de Tethba, el Linaje de Ronán. Estaban relacionados con otra antigua dinastía de ese territorio que se llamaban “Los Zorros”. Una rama de la familia eran llamados “los zorros grises” y la otra “los zorros rojos”.

No sabemos si en esa fecha tan tardía como el siglo XII esos nombres se identificaban con su tótem o no, pero el caso es que los nombres y apelativos perrunos llegaron a tener un matiz de nobleza y de encomio, si tenemos en cuenta que los que mantenían la tradición -y las genealogías- eran poetas.

 

 

6 comentarios en “Perros y zorros

    • Ya he seguido el enlace y visto el artículo, que es muy interesante. he dejado un comentario. Y sí eran fermentadas, entonces serían algo con más “cuerpo” que simplemente agua caliente y miel. Por cierto: la receta del grog de wikipedia me recuerda a mi “hot whiskey” de toda la vida.

      Me gusta

  1. Ah,pues muy interesante.De todas formas ,que estuvieran fuera de la ley podía ser una circunstancia temporal:por ejemplo,en periodos de iniciación.

    Me gusta

  2. Muy interesante,M.A.
    Otra opción que se me ocurre ,no sé si posible desde el punto de vista gramatical ,en el contexto de esas bandas de guerreros-fieras (lobos o perros ) :el hidromiel que convierte en perro .

    Me gusta

    • Ya, como bebida alucinatoria que proporciona fuerza para hacer el lobo… No sé, en los relatos donde aparece la bebida intoxicante el escenario es regio. Es decir, se trata de la bebida que da la Realeza, exclusiva del rey “legítimo”. Repasaré a Kim mc Cone, de todos modos. No tengo el artículo, pero sí algunas notas y otro libro del autor. Lod dibergaig los relacionaban con “fiana” bandas de guerreros fuera de la ley (tribal).

      Me gusta

Los comentarios están cerrados.