Parrafada


Feo

Cada vez me preocupa más el rumbo que esta tomando mi país. Su cultura, su sociedad, su política… y su día a día.

Veo jubilados hartos de “más de lo mismo”, con todo lo que han trabajado para que las nuevas generaciones (sus hijos y nietos, o sea nosotros) tengan algo de estabilidad. Veo gente agobiada por impuestos que gravan todo lo pensable para “los ricos”… que ahora resulta que también somos nosotros: los que a lo mejor tenemos un coche diesel, los que tienen pequeños negocios, los que después de duros años de hipoteca queremos sacarle un rendimiento a nuestra propiedad inmueble. También somos nosotros los que pagamos el postureo gubernamental en materia energética, ya de por sí cara. Y nosotros los que nos encontramos cada vez con servicios públicos peores, mientras los políticos impiden que haya servicios -así sean privados- más baratos.

En fin, siempre nosotros, pagando el pato.

Veo políticos a los que se les llena la boca de “igualdad” y de convivencia, cuando luego no son capaces de tomar medidas políticas -o sea: las propias de su trabajo- para garantizar esa igualdad y esa convivencia que les chorrea por la boca. Inútiles para crear ciudadanía, zafios y convencidos de que son como Reyes Sagrados de la Antigüedad, intocables y siempre acertados. Provocan la desunión, el hastío, la violencia incluso. Ah sí, en algunas partes de mi tierra también hay cómplices de asesinos bien situados (vd. ya me entiende lo de “bien situado“) en los gobiernos locales.

Y veo jaurías callejeras fácilmente manipulables con ideítas que nadie se molesta en que se basen en la verdad o que cuenten con la opinión contraria: solo se les da el bidón de la gasolina y la cerilla… Y, si no hay incendio, es de casualidad.

También veo gente que recurre al “bah, lo hacen todos” para ser sucia y tramposa, para vivir del cuento: muy bien vestidos y a la última en automóvil, teléfono y mandangas, pero con la educación de un carretero del siglo XIX, gargajos por el suelo incluídos. Sí, no voy a complicar más el paralelismo.

Veo chicos y chicas demasiado jóvenes para estar tirados en el suelo, hartos de bebida. Embobados con el IPhone y la ropita/tontería de última hora, pero poco capaces de ideas que vayan mas allá de su placer.

Sembrar...
Photo by Corin Trachtman from Pexels
¿Es posible sembrar algo bueno y duradero?

No me consuelan ni las buenas ideas de algunos colectivos, o de personas cuya opinión sigo y comparto.

A veces creo que es un problema puramente español, pero otras me da la (mala) espina de que la cosa está muy extendida por el mundo en el que vivo, que sí, que es Occidente. Tampoco creo que en Oriente (o como rayos queramos llamarlo) la cosa sea mejor, ni tampoco deseable.

Veo fealdad en las actitudes y en las mentes.

Veo falta de civilización.

 

6 comentarios en “Parrafada

    • ¿Qué cosa podemos hacer salvo encerrarnos en nuestras cosas (bosque)? Pienso en una cosa que nos contaban de pequeños: parece un cuento irlandés. Había 3 personas y un santo les preguntaba que qué harían si se enteraban de que al dia siguiente era el fin del mundo. Contestaron: el primero, que iría a darles todas sus cosas a los pobres. El segundo, que a confesar sus pecados pecaminosos y el tercero, que seguiría haciendo lo que estaba haciendo. No sé si era labor de ganchillo o sembrar patatas, pero seguiría haciéndolo.
      Eh, Dª Vie: marchando otro.

      Me gusta

    • Gracias, por comentar. Si quieres, cógelo, pero citando/enlazando por favor. Por lo demás, no creo que lo que he escrito pase de ser una rabieta mía. Me escapo por las veredas del pasado y de la escritura.

      Me gusta

    • Yo creo que la consciencia es más de la que nos parece, pero que no es positiva (a lo mejor no puede serlo) sino muy negativa: odiamos a lo que nos rodea, sin pararnos a discernir entre lo que está bien y lo que está mal o no es deseable.

      Me gusta

Los comentarios están cerrados.