Hispanias


Estoy estos días documentándome un poco acerca del Descubrimiento, Conquista y organización de la América Española para escribir algunos relatos.

Sí, como a otros, me resulta asombroso que no se hayan hecho más películas y más novelas sobre esa parte de nuestra Historia. No es solo que nos encontráramos un nuevo continente, sino que introdujimos en él una cosa que se llama “civilización”. De la misma, casi mismita forma como lo hicieron los grecorromanos en nuestro propio continente, hace más de dos mil años.

Pero resulta que “el relato” nos lo han ganado los anglosajones. No digo que ellos no llevaran “algo” de civilización más al norte del Río Grande (me emociona que los norteamericanos digan a coro que their Constitution and Bill of Rights es el mayor tesoro cultural que disfrutan), pero que lo hicieron con mucho retraso respecto a nosotros y con algunos errorcillos, eso no me lo pueden discutir… Ejemplos, hay.

Así, historias (que a veces son inanes) del Far West sustituyen a historiazas de resistencias, de amores, civilización, locura, libertad, pérdida de ella, creatividad, espiritualidad… del nuestro West. Historias que fueron vividas en español, por españoles y por sus descendientes. Oh, sí, y también por nativos y por mestizos, y por emigrantes de otros sitios que pronto fueron llegando…

¿No sentimos nuestras también las historiazas que nos han contado en nuestra lengua los escritores y los poetas hispanoamericanos?.

Ayer me preguntaban cuál era el tesoro cultural más importante de mi país y se me olvidó decir que es La Hispanidad. Esa lengua y esas culturas enriquecidas unas por otras. Me había ido por los molinos de viento… siempre estamos persiguiendo molinos de viento, como hay otros que persiguen calderos de oro, ¿saben?

La Historia de España no me gusta por que sea larga, admirable en muchos puntos, única o gloriosa. Me gusta porque está protagonizada por seres humanos con errores y aciertos. Si solo predominara una cosa -como creen algunos de mis estimados compatriotas, que se sienten mejores que los demás-, sería aburrida y probablemente falsa. Fíjate que, siendo verdadera, muchos se empeñan en falsearla…

Claro que eso les pasa a muchas historias. Incluso a las de gente que no conocemos ni llegaremos a conocer.

Así que olé las Hispanias.

Un comentario en “Hispanias

Los comentarios están cerrados.