Homenaje y diversión


Estos días he vuelto a coger la tableta y el “Stylus” digital y a usar mi vieja Wacom Bamboo, con la versión antigua de ArtRage (la 3). Ya va por la 5 que es estupendisima: me he bajado la demo de prueba, que conserva muchas de sus características, tan intuitivas para lerditos de la “pintamonería” como una. Pero… me da miedo de que la tabletilla se haya quedado obsoleta para sus super-prestaciones. Y no quiero gastarme dinero en una superior, porque temo que las wacom más sencillas de ahora sean difíciles de manejar para mí (¡no entiendo lo de que tengan “agujeros” en la superficie!).

Y, además, me conozco.

Bueno, pues como hoy es el aniversario del fallecimiento de uno de los grandes dibujadores de la España, Antonio Fraguas “el Forges”, “rey de la rasa calé, más famoso que Luis Borges y que Prospér Merimé, me-meme-me-meme-méeee”, he armado un dibujillo en diez capas y una hora y pico para hacerle un pequeño homenaje.

Lo estamos recordando en un grupo de Facebook. Para mí fue un maestro, porque su obra me transmitió una cierta visión de la Historia (sí, qué passsa) y conservo con cariño una encuadernación de la “Historia de Aquí”, que todavía me hace reír. Y asombrarme con sus genialidades.

Hubo otros que se tomaron la Hª de España a cuchufleta (hay que hacerlo así a menudo, que si no enseguida nos congestionamos y nos ponemos malos) como los que participaron en la “Historia de España, vista con buenos ojos” entre los que también estuvo Forges, por cierto.

En la época de la Transición y los primeros 80 tal cosa era MUY terapéutica, debido a las malas leches acumuladas durante la Dictadura de Franco. En especial, malas leches contra el pasado, el reciente y el anterior, que se confundían malamente uno con otro, y para mas inri, se siguen confundiendo…

Pero los ejemplares de “Hª de España vista con buenos ojos” debieron perecer junto con los abundantes números de “Trinca” y “Combate” que almacenaba debajo de mi cama. Aún recuerdo con cariño el cómic de Boabdil y su madre y el colt del 45, de Roméu (si no me equivoco), que me inspiró un cuento. (Aclaro que el título del cómic no era ese, pero tales eran sus elementos constituyentes).

Pero bueno, hoy toca homenajear a Forges, que hace un año se fue, dejando solos a los plumines, los rotuladores, la tinta y los papeles en blanco… y a sus lectores, que éramos muchos. Por más que en los ultimos años algunos de sus monos no me hicieran tanta gracia, siempre mantuvo su buen quehacer y sus respetables querencias. La forma de hablar de sus personajes creó un “estilo” de chamullar (como el de Chiquito de la Calzada, ¡mi Santo Patrón!) que hemos aprovechado hasta la saciedad los españoles que no queremos ponernos malos.

Así que, vaya el dibujillo por ese maestro genial, Antonio Fraguas “El Forges”.

 

 

2 comentarios en “Homenaje y diversión

  1. Estupendíssimo su dibujo homenaje, Doña Carmen. Si Forges lo pudiera ver, pensaría que lo había hecho él, aunque le sorprendiera el nieto guerrero “Selta”, que lo Celta no era ningún tema de los suyos.
    Muchas gracias

    Me gusta

    • Bueno, Dª Vie, la agüela la hizo él y yo la calqué a mano (no quise copypegar por motivos técnicos). El otro monigote es mío y bien mío. :))

      Me gusta

Los comentarios están cerrados.