De otra (nuestra) guerra



Photo by Kat Jayne from Pexels

Ahora que estoy buscando “Las armas y las letras” (que no está en la biblioteca der puebro, qué ruina), así como de recordar el regusto positivo que me dejaron Eslava Galán (“Una historia de la Guerra Civil que no va a gustar a nadie“) y “Trenes en la niebla” de Manuel Rico, resulta que los feeds de WordPress me han dado noticia de la publicación de “Los campos de concentración de Franco” de Carlos Hernández, al que el blog de Joaquín Armada le dedica esta interesantísima entrada con una entrevista y enlaces imprescindibles.

Estoy impaciente por leer las dos cosas, la de Trapiello y la de Hernández, aunque la Guerra Civil no sea un tema que me guste especialmente.

Por ejemplo, la lectura de “A sangre y fuego” de Chaves Nogales me impresionó por lo que cuenta, cómo lo cuenta y por el destino del propio autor. Lo considero lo más duro que he leído sobre “nuestra” guerra, aunque realmente cualquier cosa hecha con un mínimo de objetividad, o si es literatura, con un mínimo de piedad, es susceptible de encogerme las tripas. Debería de encogérselas a todo “español de bien”, ahora que hay entre nosotros tantos peligros para la libertad y la igualdad y, también, tanta bazofia pseudohistórica suelta.

Me parece que hemos desperdiciado un tiempo precioso en dar un cierre digno a la Guerra Civil. Todavía se utiliza políticamente el asunto, a veces de la manera más rastrera. Se olvida a las víctimas y se entorpece la dignidad, la memoria y la justicia (sí, es también el lema de COVITE) con re-interpretaciones tendenciosas, sucias e interesadas. Prefiero la historia objetiva, o si no, la literatura de la dignidad.

Esta carta, que fue publicada hace nueve años y que los lectores de Andrés Trapiello compartieron en su muro de Facebook (pues la terrible historia que la origina aparece relatada (es decir, amorosa y dignamente expuesta) en “Ayer no más”, resume lo que yo misma pienso -si es que hay que exponer un pensamiento.

Enterremos con nuestros muertos la guerra misma.

Un comentario en “De otra (nuestra) guerra

Los comentarios están cerrados.