Libro: El Griego


encontré esta reseña de la novela

El Expolio. El Greco – Pictorpedia, Dominio público, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=46661432

Estaba intentando hacer una reseña del libro con ese título, de Jesús Fernández Santos (ed. 1985) que he leído hace poco, aunque lleva en mi biblioteca algunos años, y lo había leído cuando era joven en indocumentada. El libro me ha gustado bastante. Una obra coral en la que otros protagonistas que viven en la casa del pintor, hablan y dibujan un escenario que nos llevan por la glorias y las miserias Imperiales de la época dorada.

Sin embargo, predominan las miserias domésticas, en una casa llena de silencios y de gestos que alberga a cierto alacrán, que no es el que parece, muy de época y de idiosincrasia.

Me parece que el final no redondea al protagonista a quien conocemos más por las voces y los hechos de otros… pero es que claro, la suya no era voz, que era mirada.

En definitiva, una gran novela histórica cuando aún no existía el “boom” del género, que lo ha llevado a estereotiparse, lo cual hace este “Griego” me guste el doble.

Consulté con el oráculo de Delfos-Google y me encontré esta reseña de la novela hecha por otro novelista al que admiro, y del que tengo dos grandes obras, Vintila Horia. Resulta que Horia -un Guenoniano según la wiki- también tiene una novela sobe el Greco: “Una tumba en el cielo”, publicada (edición completa) en 2010 (teniendo en cuenta que el autor falleció en 1992). Su punto de vista, en la reseña, es totalmente nuevo, a pesar de las fechas.

Lean ustedes lo que quieran sobre Horia, y si no quieren meterse en fregaos que vienen desde la Segunda Guerra Mundial, lean la novela de Fernández Santos y, sobre todo, vean obras de El Greco. Recuerdo estar en medio de una riada de turistas en Toledo, mirando fijamente a uno de los Apóstoles durante una exposición de esta temática biza… digo “Greciana”, a la que me llevó una amiga. Fascinada del todo, y lejos de aquel momento, metida en esos fondos extraños, incluso cuando eran “imitación” -qué bobada he dicho- del tenebrismo, y en esas miradas diluidas en La Visión.

La aparición de Vintila Horia en este “caso” me hizo pensar en otras épocas tenebrosas, o al menos, convulsas…

A veces, me pasa cada cosa… Voy a darme una vuelta.

Cansancios


Para empezar el día (no se crean, ya son las 11) me dispongo a escribir mi primera entrada de blog hecha desde la tableta china, el teclado ultrafino chino… y una cabeza lo mismo que la fregona que guardo en el baño de invitados. Reseca.

He dicho reseca, no resaca.

Foto de Rony Stephen Chowdhury en Pexels
Foto de Rony Stephen Chowdhury en Pexels

A principios de semana hice promesa de no leer noticias que me aguasen el día nada más empezarlo. Pero la incumplo, y así me va: desánimo total sobre las cosas cotidianas de estepaís estepa (cultural y muchas veces humana); país que no es para viejos y una cada día se siente más así, viejuna.

Es como una jaula de grillos y a la vez una dictadura-calcetín-del revés de la de Franco.
En esta, la iglesia no es La Iglesia, como en aquella, el bajopalio y esas cosas. Ganas de bajopalio existen, pero ahora los palios son verticales: tele y prensa en la que el amadolíder pasea continuamente de acá para allá.
Por otro lado, los nuevos obispos son una batucada de señoritas (de todos los sexos, géneros y especies posibles) muy modennas, resilientes y cuchuminativas (no se esfuercen en buscar esa palabra, me la he inventado para que cuadre con lo anterior; no se sabe lo que significa, pero rima con todo lo -ente y todo lo -ista que se le quiera añadir) y muy monas, desde luego, monas. Vestidas de seda.

Por supuesto, la “Cultura” (mayúsculas) no es la cultura, sino un ponche de boniteces, buenas intenciones en el discurso (luego ya si acaso, la acción), colorines y musiquita, (del tipo “mazo de la ferrería”). Todo bien progresista, resiliente y cuchuminativo.

La igualdad y la libertad se han ido a dar un paseo por la bahía. No vale de nada invocarlas cuando resulta que se crean diferencias dentro de cada territorio e incluso dentro de cada individuo (aah, nos quejábamos del “individualismo neoliberal”, aaah). O sea, un feudalismo neo-pop, que ya ni siquiera se basan en pretextos historicistas (estilo “nos conquistásteis entonces, ahora sus vais anterar”), sino en privilegios, ¡privilegios a estas alturas! por hablar una lengua, por “sentirse” diferente, o por no se lo pierdan, acreditar apellidos… ¡viva el Conde nuestro señor!

En fin, cansancio de que cualquier diferencia, cualquier arbitrariedad, ocurrencia o invento cuchuminativo tenga que estar cuidadosamente REGLAMENTADA, no vaya a ser que por el camino se pierdan… algunos billeticos… ¿no? Ya de la igualdad y la solidaridad, hablamos otro día.

Hasta nueva orden, igualdad, solidaridad (y libertad) son… lo que diga el Conde.

Mucho asco… ¡y mucho cansancio!

 

En vela


Foto de Jean van der Meulen en Pexels

Amiguitos, desde mi incorporacion a Divulgadores de la Historia, son muchos más los artículos y entradas de distintos blogs de “compañeros del remo” que me llaman la atención, y que leo o anoto con vistas a traerlos por aquí.

Que luego se me olviden es imperdonable, lo sé. Han crecido también mucho los enlaces y, la verdad, espero que sirva de algo tenerlos ahí en la lista.

Hoy traigo tres cositas sacadas de ahí y una de fuera. Todas os recomiendo leerlas: son excelentes por su calidad y lo interesante del tema tratado, unas de temas históricos y otras de plena actualidad.

  1. Una entrada muy bien articulada acerca de la esclavitud en Roma, que además concluye con un breve relato muy bonito y una bibliografía estupenda para profundizar en el asunto.
  2. Un podcast (modalidad online a la que me estoy aficionando) con una entrevista de la gladiatrix Maribel Bofill a un maravilloso entusiasta de la recreación, Ángel Portillo: El corazón de “Lignum en Roma” en https://go.ivoox.com/rf/71610970
  3.  Una historia del “Far West” con poco romanticismo, genialmente contada y con unas ilustraciones para quitar el hipo.
  4.  La historia actual (Cualia.es) toca un asunto “sensible” y muy interesante como todo lo que sale en ese portal.

AvestruZeando


Una mete la cabeza en sus proyectos para no escuchar el griterío, el pedorreteo de las sierras mecánicas ni el bombardeo de los pedorros (valga la redundancia). Así que, sigo dibujando. Y perdonen que no les cuente todavía los proyectos.  

Lenguas republicanas


Foto: Christian Domingues en Pexels

Lean el artículo de Elvira Roca Barea que hoy viene en la Fundación para la Libertad, aunque yo me vaya directamente al final:

(…) unos y otros carecen de lo mismo, aunque se digan adversarios: una cultura política auténticamente republicana.

Se puede decir con menos desgarro y unas imágenes menos esperpénticas (que sí, que la peluca mal colocada es la de Mauro Requejo, ese repelente personaje de Galdós que se rasca tanto y anda por mi puebro…).

El artículo es genial y estoy de acuerdo en lo básico: eso es lo que nos falta.