Dale al play


Con su estilo gráfico simplificado y colorista, la gentecilla de Academia Play acierta de pleno al divulgar distintos aspectos de la Historia en pequeñas pildoras, con guiones elaborados por gente muy preparada. Por ejemplo: en este caso con guión de Federico Romero Díaz (escritor, divulgador y presidente de Divulgadores de la Historia, entre otras cosas) […]

Campus Galli goes on


 https://www.facebook.com/CampusGalliMesskirch/photos/pcb.3699752110071658/3699748513405351/

El otro día os contaba que, durante mucho tiempo el monasterio de San Galo, en la actual Suiza oriental, cerca del Lago Constanza, nutrió de libros relacionados con Irlanda a los ávidos de tales escrituras que “habíamos” por la Europa. Todavía alguno de los monasterios fundados por Columbano el de Bobbio y sus compañeros nos da alguna hiberno-sorpresa.

Creo que es poco conocida esa actividad irlandesa o “postirlandesa”, en Centro Europa: misioneros venidos de o educados en Irlanda, que desarrollaron su labor en las regiones más alejadas del Imperio Carolingio, en contacto con germanos todavía paganos. Por supuesto, Columbano y sus compañeros fueron los más importantes.

Creo que de esta sorpresa concreta me enteré en 2012 y ya he dado varias noticias aquí del proyecto de reconstrucción del monasterio de San Galo, tal como está esbozado en el plano que se conserva allí. Se hace con la colaboración de voluntarios cualificados, especialmente en oficios relacionados con la madera. El proyecto ya lleva en marcha unos años. Ver como avanza es una maravilla, y que incluso instituciones gubernamentales alemanas le ayudan, con pandemia y todo, anima al más pintado. Porque así se hace cultura como-tiene-que-ser.

El proyecto avanza despacito, como todo lo hermoso. Su página de Facebook tiene fotos dignas de verse, ¡cuanto trabajo bien hecho!

Cuando venga el Rey


relatosmagar.com

Cuando Venga el Rey. Luis Carlos Castañeda González, (mayo 2020).

Confieso que me descoloqué un poco nada más abrir el libro, porque comienza hablando de la calle O’Daly, y como la portada es una imagen de la isla de San Miguel in Skellig (Condado Kerry) temía abrir el libro y que se me derramase Irlanda encima de las zapatillas. Pero no, se trata de una portada que no hace justicia al libro que envuelve.

Al finalizar la lectura, comprendí que nada en absoluto debía la isla del relato al islote de San Miguel in Skellig… a pesar de que uno de los protagonistas principales es un emigrante irlandés.

Porque la isla de «Cuando venga el Rey» está adornada por el autor con tales y tan ricos detalles de olor, color, clima y, sobre todo, de habitantes y sucesos, que hasta puede parecer situada en un país imaginario. Y lo está: en el del autor.

¡Y esa es la esencia de este libro, la fantasía!
El realismo fantástico es un género que no solamente tiene elementos verdaderamente fantásticos (por ejemplo, los seres llenos de negrura que aparecen en momentos desgarradores de la trama de esta novela) sino porque se dota a esa fantasía de una realidad (los adelantos tecnológicos, las guerras del s. XIX, las duras condiciones de vida cuidadosamente fantaseadas) que ha terminado por incluir a esta novela en la “ficción histórica”, cuando la verdad es que se trata de pura ficción, pero tan bien hecha que parece realidad.
Por eso yo prefiero pensar que lo único real de «Cuando venga el Rey» es la visita de Alfonso XIII a la isla, ¿cuál isla? San Miguel de Skellig, no.
La fluidez de la escritura del autor, sus expresiones propias de Canarias, como nombres de árboles, de elementos del paisaje, de repostería, de objetos, etc. son un placer.
La trama, que abarca varios años, desde principios del s. XIX hasta que se produce el hecho histórico de la visita del Rey, se inicia con la aparición del cadáver de un hombre notable de la isla… y se describen hacia atrás las causas de su muerte (soprendentes), creando una maravillosa trama de amores que se remontan hacia atrás en el tiempo.
Una lectura rica, entretejida con momentos poéticos y también muy divertidos, gracias a la mano de un escritor novel, pero que debe llevar haciendo gimnasia literaria mucho tiempo, porque si no, no habría llegado a acertar en esa exquisita combinación que le ha valido el Premio Literario Amazon de este año.
Recomendabilísimo, aunque yo pediría que la próxima edición, se busque para ilustrar la portada una isla más irreal (¿quizá La Palma?) que no ese cacho de piedra del condado de Kerry.

Estrellas, siempre


Ha sido un año raro para todos. Me gustaría creer en estrellas, pero de momento, me conformo con mirarlas. Busco la de Belén, pero hay niebla en el pueblo. Frío y estrellas. A pesar de todo: ¡Feliz Noche! Que haya cariño, suerte y salud para todos.

Divulgación de gran altura


Espléndida pieza de divulgación histórica a cargo de pedro Luis Chinchilla. Es de 2017, pero da igual porque las noticias de su web permanecen en la Historia. Para eso sirve esta cosaquenoesCiencia, la Historia: para conocer y no olvidar. No olvidar que somos humanos. *************** (Lo mismo que yo, que no sé donde habré puesto […]