As de espadas…


Para los aficionados a la recreación de Historia militar, un breve video (7 minutos) a cargo de Dave Swift, “alma pater” de Claíomh, (podéis verlo vestido de aguerrido gallowglass con léne amarillo y casco de pico-pato en el video italiano, que hace unos meses recomendé en el blog).

Aquí lo vemos en el marco del Festival Medieval Virtual de Loughrea de 2020, dando una pequeña lección acerca de tipos de espada bajomedieval del mundo gaélico. Los ejemplos que muestra son reconstrucciones de hallazgos arqueológicos, en especial la primera espada, del tipo Corrib (fue hallada en ese lago del condado Galway) y otra, más tardía, tipo Suck (hallada en el rio Súg) de las que nos explica sus partes y la función de cada una.

Para no perderse, pongo aquí un gráfico con las palabras técnicas que emplea Dave en su inglés con fuerte acento irlandés, que puede inducir a error al oyente (así le ocurre a la aplicación de subtítulos).

También le dedica una pequeña explicación a la extraña vaina de punta cuadrada (muy distinta a la del gráfico), cuyo interior va recubierto de piel de oveja que por fuera da ese aspecto bárbaro y descuidado, por el motivo que explica: la lanolina natural de la pellica mantenía engrasado el metal, cosa útil en un país húmedo como Irlanda.

A los aficionados creo que no hace falta explicarles más. ¡Espero que os guste!

Escuchar


Un corto video con la marca gráfica de los cantos de algunos pajaretes, es maravilloso. Cuenta también la voz tranquila del presentador, y la buena lectura, con sus pausas y todo. Perfecto para quienes tenemos que utilizar cacharritos dentro de la oreja. Muchas veces me pregunto si es del oído “popular” y tradicional de donde […]

Metáforas


Ya ven, lectores, he añadido Jot Down, esa revista raruna* (y a veces densa), a la lista cada vez más larga de “mis enlaces”. En realidad, he añadido varios enlaces más, les dejo que los descubran. Me va a pasar como con la lista de libros que tengo por leer… No, la pandemonia no me […]

Cumpliendo años


Foto de Olya Kobruseva en Pexels
Mujerárbol foto

Bueno, a fines de semana va a caer un año más a mis espalditas.

Solo sé que cada vez que llegan estas fechas, espero “algo” con la ilusión de una niña que, hasta muy entrada en los 50, no esperó nada de sus cumpleaños (sí, así). Luego, empezaron a caer confettis. Ahora, disfruto con cualquier cosa, aunque sea anónima-impersonal-externa… como un wassap, una persona, un trabajo acabado, un proyectito, un paseo…

Ayer fue lo bien que me salió una tortilla de patata y productos de la huerta de Aranjuez, que me ventilé en solitario con un vasito de vino. ¡Ah, claro que habría sido mejor ventilarla bien acompañada! Pero las satisfacciones privadas ya cuentan también como regalos.

Mujerarbol, 6-5-2021

Y hoy he recibido lo de la izquierda, cuando solo es Jueves.  También la suerte legañosa me ha dejado una escena digna de “Frank de Selva” protagonizada por un gato negro, cauteloso pero torpe, y dos pichones.

Afuera escucho el rasposo grito de la urraca y el chillar a los vencejos, que no sé si este año anidarán en los huecos de ventilación de la fachada de al lado, porque hay obras, andamios y gente que se mueve en la de enfrente. Al menos, esa vista ha mejorado mucho gracias a un nuevo tejado, aseo y replanteamiento de los tragaluces, y pintura blanca que brilla al sol.

Entre canturreo y canturreo, oigo las sirenas de ambulancias que vienen a la clínica de enfrente y a los obreros golpetear rasillas. Labores escandalosas o ensimismadas, como la mía…

El Crucifijo de Fernando I y Dª Sancha


Ellos dos, y el libro. (http://i1.wp.com/www.condadodecastilla.es)

Nos pasa por su Facebook D. Antonio García Omedes el enlace a unas estupendas fotos, en las que ver mejor los detalles de este maravilloso crucifijo del s. XI, donación de los Reyes leoneses Fernando I y Doña Sancha a la Colegiata de S. Isidoro.

De Martínez Levas, Ángel (photo) – Museo Arqueológico Nacional, CC BY-SA 4.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=46161575

Fue en León donde ví el crucifijo por primera vez, en una exposición, si mal no recuerdo, hace ya años. Estaba junto al bote de Zamora y otras maravillas de la orfebrería medieval, cristiana o no. Fue precisamente con motivo de una serie de conferencias de AdR acerca de la Historia de la Colegiata, en la que me enteré de la afición de Dª Sancha a la antigua liturgia Hispana, “mozárabe” o hispanovisigoda, o como se quiera llamar, gracias a lo cual se preservó en dicha colegiata el uso de la misma, mientras desaparecía en el resto de la España cristiana.

Del crucifijo sorprende la delicadeza de la talla en la orla de los personajillos “contorsionistas” aunque, cuando lo vi estaba también dentro de una urna acristalada con demasiada luz encima, con lo que no era fácil apreciar los detalles… y menos, como siempre, para los más bajitos. Por ejemplo, no se podían ver los finisimos trazos que hay detrás de cada brazo del crucificado, ¡increíble grabado!

La presencia de los personajillos y de los entrelazos de la orla me sugería algo “nórdico”, pero ahora, viéndolo en detalle, me parece que son tan románicos (e incluso “romanos”, ¡atención al centauro!) como cualquier capitel de románico de época plena.

El trabajo minucioso y la iconografía son apabullantes. Fijáos en la variada actitud de los diminutos personajes. Hay una interpretación según la cual son los resucitados, que aún no se enteran de que lo están, lo cual no es menos sorprendente. El Cristo Resucitado crucífero que hay en la parte posterior es estupendo (aunque ¿le falte? el color de ojos) y me intriga la posición del Hombre-Ángel en la parte posterior de la base de la cruz, opuesto a Adán, que se encuentra delante, bajo los pies del Crucificado, como podéis ver en la imagen de la derecha. Inquietante en su antiquísimo simbolismo Escatológico.

Por eso me ha gustado el refinamiento visual de fotos que ha hecho el Sr. García Omedes que os traigo aquí. Gracias a ello, se puede ampliar bastante la imagen y disfrutar de los detalles y del conjunto. ¡Echarle el ojo!